La pasión última de Carlos V

Bárbara Blomberg fue la última mujer que ocupó el corazón de Carlos V. Unas cartas enviadas poco después de su muerte revelaron a su nieta, doña Ana de Austria, recluida de por vida en un convento, la verdad de sus relaciones con el emperador. El 27 de noviembre de 1629 moría doña Ana. Sorprendentemente, su tumba permaneció vacía. sus restos nunca fueron localizados.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1999
192
2011
190
978-84-270-3774

Colección: Novela Histórica

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3

Comentarios

Imagen de Alop

Esta novela es la primera incursión de la autora en tema histórico.

Adecuada para los lectores que gustan del tiempo pasado de nuestra España.El contenido no es ficción sino realidad, por supuesto que hay diversas opiniones sobre la relación de Bárbara y el Emperador,(Carlos aun no era emperador) incluído el origen de esta señora; por un lado se dice que era una lavandera de Ratisbona y por el contrario otros historiadores llegan a asegurar su linaje, lo cierto está en unas cartas que Bárbara hace llegar, despues de su muerte, a su nieta Ana de Austria, que fue encerrada de por vida en un convento, llegando a ser la última abadesa perpétua de Santa María de las Huelgas. Extrañamente, su tumba siempre permaneció vacía.....sus restos nunca fueron localizados, pero tampoco no gran esfuerzo en ello.