La tempestad

La obra arranca con una fuertísima tempestad desencadenada por las artes de Próspero, Duque legítimo de Milán, al cual su hermano le usurpó el poder y lo expulsó del ducado a bordo de una nave que naufragó en una isla desierta, en la cual, y con la única compañía de su hija Miranda y sus libros sobre todas las Artes Liberales, se aplica al estudio y conocimiento de la Cosmogonía y, llegado el momento oportuno, se decide a restituir el Orden que su hermano rompiera. Próspero es el prototipo del sabio, del estudioso de las Ciencias Tradicionales, que aúna en su seno al Mago (productor de la Magia) y al Hierofante ( productor de las Teofanías), y actúa simplemente como un transmisor y guardián de la Tradición, como un intermediario entre el orden de la Tierra y el del Cielo, ayudado en su labor por seres invisibles (Ariel), intermediarios entre los dioses y los hombres. En esa pequeña isla o microcosmos, se reúne todo lo esencial para la obra alquímica de transmutación. Y desde el caos, el desorden, la locura, la pérdida en el laberinto del alma, el encantamiento, el ensueño y el soporte de las artes liberales y las ciencias tradicionales, cada cosa y cada ser retornará a su lugar conformándose a la Armonía del Mundo, y completando así una Obra perfecta y bella.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2008
152
9788420662510
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de marian v.

Muy imaginativa, le gustará especialmente a los lectores de Harry Potter (es broma). El tema de fondo es la usurpación del poder y un merecido "ajuste de cuentas" que no puede acabar mejor para todos. Este Shakespeare, es un fenómeno.