Los días del silencio

Es difícil medir la herencia de este pontificado. En parte porque muchas cosas han de ser asimiladas y otras saldrán a la luz cuando pasen los años y sean decantadas por el tamiz de la historia. Pero todos tenemos la imagen de ese pontífice vigoroso, aún en su enfermedad. Este librito, que es homenaje, es también recopilatorio de as últimas palabras de Juan Pablo II, cuando le era más difícil hablar y, sobre todo, nos dejaba el mensaje de su cuerpo enfermo y sostenido, así parece, sólo por la Cruz de Cristo.

Esta breve antología, limitada a los últimos meses de su vida, recoge además de su testamento, fragmentos de las diversas intervenciones. Sobresalen los dedicados a la Virgen María, a los sacerdotes y a contagiar el amor a Jesucristo. Aquel grito con el que inicio su pontificado: “No tengáis miedo, abrid las puertas a Cristo”, lo mantuvo durante todo su gobierno. Incluso lo oímos al final, cuando le fallaba la voz. En el vicario reconocíamos la enseñanza del Maestro y aún su silencio resultaba elocuente.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
144
Valoración CDL
3
Valoración Socios
0
Sin votos
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4
Género: