Mi abuela rusa y su aspiradora americana

En Nahalal, el pueblo donde nació Shalev, conocemos a su asombrosa abuela Tonia, que llegó a Palestina en barco desde Rusia y pasó toda su vida luchando contra el peor enemigo de su familia en aquellas nuevas tierras: la suciedad. 
A Tonia no se la vio nunca sin un trapo al hombro. Recibía a los visitantes fuera de casa y sólo permitía a unos pocos privilegiados entrar en su inmaculada morada. Hilarante y conmovedora, la historia de la abuela Tonia y sus reglas cobran vida en un relato que gira alrededor de la llegada de una enorme y reluciente aspiradora americana, regalo de un tío que había emigrado a Estados Unidos. 
Mezclando magistralmente realidad y ficción, Shalev crea personajes inolvidables y traza un retrato emotivo de su familia y de toda una época.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2014
240
978-84-939719-4
Valoración CDL
2
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

2

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de Pipa

¿Es la historia de una saga? No, ¿de un pueblo? No. Habilmente el autor, mediante flashes cíclicos, en los que narra anécdotas familiares, va dando a conocer pinceladas acerca de la segunda llegada de inmigrantes en los asentamientos palestinos en la primera mitad del siglo XX.

Realidades y ficciones se unen para realzar la fuerte personalidad de la abuela Tonia, procedente de Ucrania: fuerte, firme, y peculiar ama de casa, amante de la limpieza. Sin convicciones transcendentales, como muchos de los sionistas llegados de lejos, eran socialistas, austeros y prácticos. Aprovechaban al máximo lo que tenían y criticaban radicalmente al capitalismo americano y a todos los que optaron por irse a aquel país para sacar su vida adelante.

Por eso el contrapunto es la "venganza" de uno de los tíos americanos al que se le ocurrió enviar a la abuela una aspiradora espléndida, de la General Electric. Aquello fue todo un acontecimiento, y no se lo podrían devolver, cosa que hacían cuando les enviaba dinero.

La "barredora", que así le llamaban en las tierras palestinas, se convierte en la co-protagonista, como elemento cómico en el medio en el que cae. Produjo curiosidad, sorpresa, dejó perplejos a todos, y tras un breve uso, quedó prisionera el resto del tiempo...

La personalización de cosas y animales, da un toque de humor a la narración.

Cientos de anécdotas familiares salpicadas y sin un argumento de por medio, con algunos términos hebreos que dificultan la comprensión  de la lectura, puede llevar al lector a una valoración de superficialidad, de engorroso, de carente de interés. Pero si uno persevera hasta el final, tiene su gracia.

Sorprende la "liberalidad" de la abuela tradicional, respecto a la relación chico-chica para con su nieto (el autor), cayendo en conductas poco o nada morales (p. 181-201), al que tiene siempre en su casa una habitación de matrimonio preparada para él, y al que le ordena que cada vez traiga chicas diferentes: "eres un chico joven. Los jóvenes deben cambiar de chica como de calcetines"... (181).