Narciso negro

A través de la brisa fresca de las montañas del Himalaya cerca de Darjeeling, el viejo palacio brilla como una joya antigua. El hijo del General ha cedido el palacio a las Hermanas de María. Ellas han comenzado a trabajar en el huerto y han abierto una escuela y un dispensario para la gente de las montañas. Sin embargo, las monjitas no pueden hacer salir adelante su proyecto sin la ayuda del señor Dean, un descreído, arrogante y particular inglés que conoce a todo el mundo en la región.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2008
238
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.5
Average: 3.5 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de wonderland

Se ha publicado recientemente Narciso Negro, de Rumer Godden, la autora de El río —un extraordinario relato de memorias de infancia—, y de Hijos del Jueves —una buena historia sobre un chico que quiere ser bailarín de danza, un subgénero popular en el mundo anglosajón—. Narciso Negro, habla de unas monjas anglicanas enviadas a poner en marcha un convento en un viejo palacio situado en las montañas de Darjeeling, al norte de la India, un lugar maravilloso. Una vez allí, la belleza de las montañas, la bondad y el modo de ser de la gente, las excepciones que se ven obligadas a permitir dada su situación, parecen ir cambiándolo todo. El relato se centra, sobre todo, en el mundo interior de las monjas, cada una con sus propios conflictos personales, y en especial el de la superiora: una brillante joven irlandesa con grandes dotes pero también dura en exceso. Unos choques aumentan y otros se suavizan debido al señor Dean, un occidental acostumbrado a vivir allí que conoce bien las costumbres de los nativos, que si por un lado es rudo y corrupto, por otro es honrado y desea sinceramente ayudar. Rumer Godden matiza la evolución de los estados de ánimo, cuida las descripciones ambientales, construye unos diálogos acerados, y concluye su novela sin un cierre romántico en falso. Está planteada con agudeza la desorientación de las monjas en su nuevo ambiente, que si se acentúa mucho debido a los desafíos que les plantea la convivencia con gente de otra mentalidad, parece tener su origen sobre todo en la falta de recursos interiores. Rummer Godden, autora de El río, compone en Narciso Negro una novela de matices y enfrentamientos, de dolor y amor, de deseo latente y represión. Su escritura carente de estridencias es, sin embargo, capaz de hacernos entrever la dureza del aislamiento y la soledad que sufren sus personajes, personajes que fueron llevados a la gran pantalla por Deborah Kerr y David Farrar, en la obra maestra dirigida por Powell y Pressburger en 1947.