Olvidados

Escrito en colaboración con Alfonso Galletero Sepulveda, "Olvidados" recoge los testimonios de victimas y familiares de las víctimas de la banda terrorista ETA. Plantea la gran injusticia que han sufrido estas personas, su sufrimiento, el olvido al que se han visto sometidos y sus aspiraciones para cuando lleguen la paz y la libertad a Euzkadi.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2006
226
9788493483814
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

4
Género: 

Comentarios

Imagen de enc

‘Olvidados’ recoge testimonios de víctimas de ETA y de sus familiares. En su lectura encontramos el misterio del mal en todos sus aspectos: el odio, el miedo, el aislamiento social, la condena a muerte de una persona por sus ideas o por el trabajo que desempeña, el vacío que deja la persona querida asesinada: un matrimonio que se termina en la flor de la vida, unos hijos que crecerán sin padre; en ocasiones la misma pobreza económica debida a la pérdida de ingresos, la difamación -"algo habrá hecho"-, el distanciamiento del entorno que no quiere verse involucrado, los daños psicológicos e incluso psiquiátricos, la pérdida del gusto por la vida o el mismo suicidio. Tener que abandonar la propia tierra, en silencio, sin protestar, y recibir un tratamiento injusto u olvidadizo por parte de las autoridades que tenían que velar por esas personas, por esas familias. ‘Olvidados’ plantea interrogantes psicológicos y éticos fundamentales. ¿Por qué no se siente lo mismo cuando un padre muere asesinado o fallece en un accidente de tráfico? La pérdida humana es la misma y las consecuencias económicas pueden ser similares, sin embargo el asesinato deja una herida acerba, una rebeldía que no produce el accidente. El azar no es culpable, las personas sí. Cuando un niño rompe algo se apresura a decir: "Ha sido sin querer". Cuando el mal se produce intencionadamente, aunque el daño sea el mismo, el dolor es mucho mayor. ¿Cómo devolver la esperanza a personas que han sufrido tal daño? ¿En qué se diferencian las víctimas del terrorismo de ETA de otras víctimas terroristas, por ejemplo las del 11-M? En que los asesinatos de ETA han sido por lo general selectivos, iban dirigidos a personas concretas, se las ha juzgado y se las ha condenado a muerte en base a su ideología, su simbolismo social o su militancia política. Ello ha permitido que todos los que no reunían esas condiciones de ideología, militancia o significación pudieran considerarse a salvo de lo que estaba ocurriendo. Ello explica tanta cobardía para amparar a las víctimas en su propio entorno, en su propio país. Es lo que pasó con los judíos en la Alemania de Hitler: el que no era judío no estaba amenazado y callaba. Sin embargo otros tipos de terrorismo representan lo que se ha llamado "el terror ciego", las víctimas son indeterminadas, le puede ocurrir a cualquiera que viaje en un tren o en un avión o pase por cierto lugar en determinado momento. En este tipo de terrorismo, "no personalizado", predomina el sentimiento de fatalidad sobre el de condena. Otra cuestión que se apunta en el libro es cómo se puede considerar democrática una ideología, el nacionalismo, que en su forma más exacerbada ha causado tantas víctimas y en su forma más moderada se ha limitado a anestesiar a la sociedad vasca - la llamada "indiferencia de los buenos"-, ha adoptado la equidistancia entre las víctimas y los verdugos y obtiene réditos políticos del terrorismo; una ideología que ha hecho posible infringir, impune y sistemáticamente, todos los derechos humanos, desde el derecho a la vida, el derecho a la propiedad, a tener y conservar una familia, a la libertad de expresión y de asociación política y a la diversidad cultural. ¿Por qué algunas víctimas afirman que perdonan y a otras les resulta imposible perdonar? ¿Es obligatorio el perdón? ¿Por qué algunas víctimas han alzado su voz, colocándose en vanguardia de la lucha por la libertad, y otras, todavía hoy, no se atreven a repetir su historia? ¿Qué influencia tiene en las víctimas cada nuevo acto terrorista o por el contrario la paz, cuando ésta llegue a través de una negociación que legitime lo que los violentos han obtenido a través del terror? ¿Tienen un lugar las víctimas en una negociación sobre la paz? Son cuestiones muy difíciles, éticas, no políticas, y en el País Vasco se ha trabajado muy poco la ética y demasiado la política. Una manera de comenzar a hacerlo es leer este libro, de título tan significativo: ‘Olvidados’.