Otelo

Dentro de la amplia galería de personajes que a lo largo de las obras de William Shakespeare (1564-1616) encarnaron las más universales y comunes pasiones que mueven la naturaleza humana, Otelo ha pasado a representar el hombre destruido por los celos. Sin embargo, a pesar de que, popularmente, permanezca este rasgo en la memoria colectiva como el más famoso de la obra, éste es tan sólo el pico visible del tema crucial y más general –como señala en su iluminador prólogo Vicente Molina Foix– de la misma: la desconfianza. Movida por este veneno que se esparce por sus diálogos e impregna las relaciones entre parejas, entre hombres y mujeres, entre jefes y subordinados, «La tragedia de Otelo, el moro de Venecia» sigue resultando, hoy como ayer, una lectura subyugante y poderosa por la perfección de su trama y el ajustado desarrollo de los mecanismos que, teniendo como principal resorte a Yago, «el diablo humano más cínico y peligroso de la literatura», inexorablemente van articulando la acción y precipitan por último la tragedia.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
232
2012
224
978-84-206-0892

 

  • Colección: Biblioteca de Autor
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.666668
Average: 3.7 (6 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

6 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de Mon

Me parece una historia tan cruel, tan cruel, que me cuesta muchísimo leerla. Me gusta Shakespeare, pero "Otelo" puede conmigo.