Penelope Green. El abanico de la señora Li

Una novela de suspense ambientada en la China colonizada de finales del siglo XIX, en la que una joven periodista se ve envuelta en una intriga escalofriante. Cyprien Bonaventure oye una conversación en una taberna de El Havre: un grupo de hombres recibirá un pago en joyas a cambio de un cargamento que debe entregarse en China. El joven avisa a Penélope Green y le envía como prueba un abanico chino antiguo de gran valor. La joven no duda en embarcar con destino a Oriente. Allí vivirá en casa de una familia de clase acomodada, al ser contratada como profesora de inglés para las hijas. Mientras lleva a cabo su investigación, Penélope descubrirá lo mal que sus compatriotas ingleses tratan a los chinos y la poca importancia que tienen las mujeres en esa sociedad.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2014
269
978846756974

Traducción del francés: Marta Cabanillas

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

4
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Tercera entrega de esta serie de aventuras, protagonizada por la joven periodista londinense Penélope y su amigo Cyprien Bonaventure (como siempre, los nombres pueden ser muy significativos para seguir el hilo argumental). Se trata de una novela de intriga y suspense, amena y bien llevada, en la que ambos protagonistas se verán inmersos en una oscura trama de contrabando con relaciones internacionales, cuya acción se desarrolla en China.
Durante su largo viaje desde Londres, la protagonista irá descubriendo las dificultades de las largas travesías en el siglo XIX y, sobre todo, la vida en Oriente y el papel de la mujer en una sociedad milenaria, conservadora, muy diferente a la cultura occidental de su época. Así pues, en la obra se combinan dos aspectos interesantes y atractivos para el lector: por un lado, se presenta un espacio lejano, exótico y misterioso, donde los personajes encontrarán los elementos propios de las novelas de aventuras: valiosas joyas, tesoros ocultos, palacios antiguos, fantasmas atormentados. Por otro lado, desde el punto de vista histórico, se pueden conocer las costumbres ancestrales de un país oriental, donde la situación de la mujer durante siglos había quedado reducida al ámbito familiar,  a la reclusión y al matrimonio obligado. De esta forma, los preciosos nombres de las mujeres que aparecen en el relato (Luna de Verano, Nube, Perla, Bruma de Primavera, Fénix Azul) contrastan con su forma de vida: el aislamiento y el confinamiento en la casa, con los pies atrofiados por los vendajes, con atroces dolores, que les impedirán volver a caminar de manera natural, nunca podrán volver a correr (pies deformes envueltos en zapatos dorados, los “lotos de oro”).
No menos interesantes resultan otros aspectos históricos como el panorama político de China a finales del siglo XIX, colonizada por los ingleses (los diablos blancos o “yanggui”). La situación de sumisión en la que se encontraba el pueblo chino, las humillaciones y  permanente maltrato provocaron continuas revueltas contra los extranjeros, como la que se narra en esta novela.
Tanto por los temas tratados como por el estilo cuidado y ameno, con detalladas descripciones, se considera una lectura recomendable y entretenida para todo tipo de público, especialmente para los más jóvenes.