Pisando los talones

Con Pisando los talones, Mankell presenta a los lectores uno de los casos más complejos y llenos de suspense de la célebre serie policiaca protagonizada por el inspector Kurt Wallander. En efecto, casi al límite de sus fuerzas, y bajo la presión de un picajoso fiscal, el inspector tendrá que resolver los crímenes más enigmáticos a los que jamás se ha enfrentado.
Noche de San Juan, agazapado tras unos matorrales alguien contempla cómo se divierten unos jóvenes... Por esas mismas fechas, ajeno al drama que se fragua, el inspector Kurt Wallander regresa de sus vacaciones, y en agosto, ya metido en la rutina, empieza a acusar un extraño agotamiento que está a punto de costarle la vida en un accidente de tráfico. Cuando acude al médico, se lleva un buen susto al saber el diagnóstico. Para colmo, Svedberg, uno de sus colegas, no aparece a su vuelta de las vacaciones, y una madre presiona a los agentes para que busquen a su hija: hace ya más de un mes, la joven se marchó de viaje con unos amigos de manera imprevista, y todo indica que las postales que han enviado son falsas. Svedberg, que sigue sin dar señales de vida, ¿no estaba investigando esas desapariciones? Wallander no puede ni imaginar las incógnitas que le presentará este caso... ni los sangrientos crímenes que deberá resolver, «y cuanto antes», como le pide el fiscal.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
732
2004
557
2009
736
978-84-8383-538

Encuadernación: Bolsillo

Colección: Maxi

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.5
Average: 3.5 (12 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

12 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de enc

Tanto Simenón como antes Conan-Doyle habían descubierto que, la forma de hacer inolvidable a un detective es mezclar sus aventuras con detalles de la vida cotidiana del investigador y de su entono. Este es el éxito de Mankell y del inspector Wallander, ofrecer una visión del policía y al mismo tiempo de la sociedad sueca. Por lo que se refiere al asesino, ya Chesterton había utilizado la figura del delincuente que pasa desapercibido en su ambiente, del "hombre invisible". La aportación de Mankell es que ofrece multitud de detalles psicológicos del delincuente, de las víctimas y de los investigadores. En la mayoría de sus obras el autor, nacido en 1948, ha denunciado una sociedad sueca que ha llegado a resultar incomprensible. Una sociedad en la que la mitad de su población no tiene motivos para vivir. Y no es una exclusiva de ese país. "Esto parece Bosnia -exclama Wallander y con él Menkell. Hay que tener en cuenta que en sus últimos años el autor pasaba la mitad del año en Maputo (Mozambique), donde era director del Teatro Nacional; el salto anual entre África -un África violenta de todos modos- y Suecia debía resultarle muy fuerte. "La misión del policía es resistir" -piensa Wallander. La del hombre o la mujer rectos también, pienso yo. Los buenos libros y los buenos ejemplos nos ayudan a ello. El libro, dividido en dos partes, es demasiado extenso, sin embargo el final resulta muy interesante y el lector no lamentará haberlo abordado..

Imagen de acabrero

Me ha parecido una novela magnífica por muchos conceptos. Es la primera que leo de Mankell y lo he hecho porque me han animado algunos amigos, que me han dicho que es la mejor de todas. Yo no puedo comparar al no haber leido otras. Me parece que tiene un ritmo muy conseguido. En algún momento he pensado que era un poco larga, o lenta, pero probablemente es porque soy impaciente leyendo libros. El ritmo es muy bueno y mantiene la tensión en todo momento. Indudablemente hay momentos de mayor o menor intensidad en los hechos relatados, pero en algunas fases de la novela es difícil dejar de leer, porque la intriga produce auténtica ansiedad. Además hay que decir que el autor pretende, en el transfondo del libro, denunciar el estado de la sociedad, en Suecia, en este caso, pero podríamos hablar de cualquier pais de Europa. Concretamente el epílogo me parece muy interesante, y las conclusiones a las que llega hacen pensar. No es un libro de ensayo y por lo tanto no pretende dar soluciones, pero al menos intuir los problemas y denunciarlos me parece que ya es algo en una novela que, en principio es simplemente una historia de intriga. Me parece que es muy recomendable.

Imagen de senzala

Sólo tengo que añadir a otras reseñas que no es uno de los primeros que escribió, sino el penúltimo de la serie.
A mí me gustó mucho.

Imagen de Porto

Es una pena que al hacer las traducciones de las obras de Mankell para su publicación no se siguiera el orden que puso el autor, ya que de esta forma se llega a incomprensiones de personajes y de la misma trama. Creo que esta novela mantiene el ritmo al que estamos acostumbrados sus lectores, quizá más que en otras ocasiones, y que está llevada con esa maestría propia de él. Vuelven a aparecer los mismos problemas de fondo: una sociedad vacía con unas personas con unos valores muy relativizados, una intimidad sospechosa, unos planteamientos morales dificilmente sostenibles, etc. Es el retrato como en las otras novelas de una sociedad postcristiana, decadente.

Imagen de cdl

(Propuesto por Sara Postigo)La última novela de Henning Mankell "Pisando los talones" me parece que desmerece ante las anteriormente publicadas. Parece estar escrita antes que las anteriores pues el autor no tiene la misma agilidad estilística y a veces resulta un tanto reiterativo en sus frases.
En cuanto al tema me parece que es más desagradable que en el resto de las novelas en las que se comete un asesinato y el "Comisario " se dedica a investigar. Aquí se dan a concer una serie de muertes violentas sin sentido que pueden resultar un tanto "macabras" al lector.
Teniendo en cuenta que el autor lo que quiere hacer ver es este tipo de violencia sin sentido que se ha levantado en nuestro siglo en los paises más desarrollados.