¡Por favor, háblame del amor!

¿Cómo hablar de sexualidad a nuestros hijos? Una cuestión que podemos plantearnos cuando surgen sus primeras preguntas, conmovedoras y... sorprendentes al mismo tiempo. ¿Cómo hacerlo? ¿Con una respuesta tan poética como evasiva a riesgo de eludir y retrasar las auténticas respuestas? ¿Habrá que preservar la "inocencia" de nuestro hijo durante el mayor tiempo posible, disculpándonos con nuestra vergüenza o con la excusa de nuestras ocupaciones?

Y, con todo, ¿cómo hablarle de la vida y del amor? Porque nuestros hijos esperan que les hablemos de amor, y que demos un sentido a las cosas. Preguntan el "porqué". Con demasiada frecuencia, el problema radica ahí. La educación sexual contemporánea ofrece respuestas al "cómo", pero permanece muda ante los "porqué" de nuestros hijos. Hoy son cada vez más numerosos los jóvenes que se sienten engañados y lo confiesan. Están super-informados sobre el sexo y lo que esperan es que se les hable de amor.

Esta obra es un auténtico manual que pretende ayudar a los padres en su tarea de proporcionar la educación sexual en el seno de la familia. Porque es a nosotros, padres, a quienes corresponde encontrar las palabras -nuestras palaras- para hablar a los hijos. Y serán las mejores, porque surgen del corazón y ¡porque conocemos y amamos a nuestros hijos más que nadie!

La autora explica cómo es posible hablar a niños y preadolescentes de sexualidad, no como un mero hecho biológico sino desde una perspectiva que implica, junto al instinto, la afectividad y el sentido de la vida.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
347
2016
352
978-84-9840-963-5
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de acabrero

El subtítulo de este libro es "La educación afectiva y sexual de los niños de 3 a 12 años". Y es importante esta concrección, porque es este un tema de gran importancia, o mejor, de gran urgencia. Más vale un año antes que llegar 5 minutos tarde, es como el fondo de lo que se quiere decir. La primera edición es del 2001, o sea, no había ningún atisbo aún de lo que iba a ser el gran desmadre de las pantallas, de la hipersexualización que ha tenido lugar en los últimos años. Pero la importancia de hablar con los hijos de la afectividad y del sexo es de siempre, y los padres medianamente responsables han tenido buen cuidado de estar cerca de los hijos y de hablar con ellos con total confianza. Este libro tiene en la actualidad 8 ediciones, lo que hace pensar en lo acertado de sus planteamientos. Leer artículo >>