Quiero que seas

La racionalidad moderna plantea un continuo estado de interrogación religiosa que puede llevar a una reflexión irresoluble sobre Dios. Si nuestra razón nos deja en la incertidumbre, entonces podemos plantearnos la simple, pero cardinal pregunta: ¿Quiero que Dios sea o que no sea? Tal vez la respuesta a esta pregunta sea mucho más importante que la contestación sobre si Dios existe o no. Si alguien responde que no sabe si Dios existe, eso no concluye necesariamente su reflexión sobre Dios. Pueden plantear otra pregunta: ¿lo anhelo? ¿Quiero que Dios sea?Este libro toma como punto de partida la afirmación del amor a Dios atribuida a San Agustín «te amo, quiero que seas» para examinar la conexión entre la fe y el amor en el contexto de la práctica cristiana contemporánea. Tomáš Halík critica el impulso por el mero éxito material y sugiere que el amor debe convertirse en algo más que una virtud privada en la sociedad contemporánea. Quiero que seas presenta las profundas disquisiciones acerca del misterio del amor de Dios de un modo accesible para la audiencia tanto creyente como laica. En efecto, esta obra, cuyo mensaje rehúye del academicismo y se presta a la tolerancia y la comprensión religiosas, resulta de gran valor tanto para creyentes como no creyentes que busquen la trascendencia en nuestros tiempos desconcertantes.

Sinopsis del editor

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2018
233
9788425438684
Formato: EPUB
Editorial: Herder Editorial
ISBN: 9788425438707
Publicación: 09/2018
 
Valoración CDL
2
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

2
Género: 

Comentarios

Imagen de aita

Un ensayo sobre el Dios del amor, confuso en su redacción pero interesante en sus conclusiones. 

"Cualquier lector, aunque sea ocasional, del Evangelio de San Juan se le ha quedado grabado en la presencia la pregunta de Jesucristo a los discípulos de Juan el Bautista cuando ve que le siguen prendados de su figura: “¿Qué buscáis?” y la respuesta “¿Maestro donde vives?”..." Leer más...