Santos para pecadores

Cristo no vino a llamar a los santos, sino a hacer santos a los débiles, a los torpes y a los pecadores. Por eso los santos no son solo modelos imitables de santidad, sino recordatorios del poder de la gracia de Dios, mayor que cualquier defecto humano.

No pocos santos tuvieron que luchar contra tentaciones muy similares a las que sufrimos hoy. Para ejemplificarlo, Goodier acude a la historia de un mercenario adicto al juego, de un adolescente repudiado por los suyos, de una mujer noble de mala reputación y un noble misionero que ve fracasar muchos de sus esfuerzos, un capellán real que escapa de la horca, un hereje hedonista y mujeriego que llegará a ser uno de los más grandes teólogos de la Iglesia católica, y otras almas imperfectas que se ven perfeccionadas por el dolor y la enfermedad.

Porque no hay nadie tan pecador que no pueda encontrar un pecador mayor entre los santos.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2021
200
978-84-321-5962-6
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de acabrero

Historias de santos. Algunos muy conocidos, otros no tanto. En el fondo la idea de que todos podemos ser santos, asunto díficil de explicar así en general y teóricamente, pero que resulta muy fácil a través de ejemplos. Hombres y mujeres que han pasado por situaciones muy difíciles y que, después de una conversión radical o después de superar dificultades, se encuentran con Dios. Leer artículo >>