Soldados de Salamina

Cuando en los meses finales de la guerra civil española las tropas republicanas se retiran hacia la frontera francesa, camino del exilio, alguien toma la decisión de fusilar a un grupo de presos franquistas. Entre ellos se hallaba Rafael Sánchez Mazas, fundador e ideólogo de Falange, quizás uno de los responsables directos del conflicto fratricida. Sánchez Mazas no sólo logra escapar de ese fusilamiento colectivo, sino que, cuando salen en su busca, un miliciano anónimo le encañona y en el último momento le perdona la vida.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2001
210
2002
210
84.8310.161.0

24ª edición.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.153848
Average: 3.2 (13 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

13 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de quicom

Una historia de investigación sobre la vida de un político  Sanchez Mazas que durante  guerra civil fue liberado de un pelotón de fusilamiento de un modo curioso. Es una novela muy bien escrita e interesante, pero no me ha parecido de esas novelas para recomendar especialmente a todo el mundo

Imagen de JOL

Como ya se ha comentado, la novela lleva a cabo una reconstrucción del encuentro entre Rafael Sánchez Mazas y un mliciano que le perdona la vida. El peridodista busca comprender el porqué de ese perdón, hasta descubrir a Miralles el republicado que no lo ejecutó. Esta bien llevada, con varios escenarios, que acaban en la residencia de mayores donde languidece ese republicano. A su modo la novela trata del perdón y reconciliación, de la locura de la guerra, con personajes muy humanos. Se permite atribuir a la Falange el desencadenamiento de la Guerra Civil, algo gratuito. Debería haber repartido mejor las responsabillidades.

Imagen de enc

La novela relata el fusilamiento de cincuenta prisioneros el 30 de enero de 1939, en Cullell (Girona), por las tropas republicanas en retirada. De ellos dos lograron salvar su vida: Rafael Sánchez Mazas, uno de los fundadores de la Falange Española, y Jesús Pascual Aguilar, que publicaría después un libro sobre esta experiencia. La novela se centra en la persona de Rafael Sánchez Mazas, falangista y escritor, que llegó a ser Ministro de Franco.

Afirma el autor que para escribir "Soldados de Salamina" tuvo que leer "cuanto cayó en mis manos acerca de la Falange, del fascismo, de la guerra civil y la naturaleza unívoca y cambiante del régimen de Franco" (pág.69). Se dice que la guerra civil española es el episodio histórico sobre el que se han publicado más libros, sin embargo en España se suele despachar con dos o tres tópicos. El autor manifiesta que se ha atenido a los hechos reales, sin embargo desconocemos qué partes han sido noveladas y cuáles son estrictamente históricas.

El autor presenta como testigo presencial a Antoni Miralles, un comunista español afincado en Francia que todavía vivía en 1999. Este señala que sobre la Guerra Civil "la mitad son mentiras involuntarias y la otra mitad mentiras voluntarias" (pág.177), por lo que aconseja al autor dejar las cosas como están y no investigar más. Sin embargo reconoce que estuvo en Cullell y que "sabíamos que eran peces gordos: Obispos, militares, falangistas de la quinta columna. Gente así" (pág.190), pero atribuye a otros los fusilamientos.

Otro personaje interesante es Miquel Aguirre, historiador afiliado a la Esquerra Republicana de Cataluña, que el autor presenta como secretario del Ayuntamiento de Banyoles, en Gerona. Aguirre confirma la existencia de informaciones falsas sobre los hechos sucedidos en la comarca durante la guerra: "Algunos historiadores nacionalistas insinúan que los que quemaban iglesias y mataban curas eran gente de fuera, inmigrantes y así. Mentira: eran gente de aquí" (pág.30), y se compalce en señalar como "tres años después más de uno recibió a los nacionales dando vivas". Habla del "salvajismo sin control de los comités, de la quema masiva de iglesias y la masacre de religiosos" (Id).

Aguirre distingue entre nacionalistas e independentistas. Para él, el nacionalismo es una creencia y por lo tanto no se puede dialogar con los nacionalistas, pero él es independentista. El independentismo es puro pragmatismo, una cuestión referida al bienestar de los catalanes, por lo que sí cabe dialogar con los independentistas (pág.31). Pronuncia una frase muy sabia: "No sé qué pensará usted, pero a mí me parece que un país civilizado es aquel en el que uno no tiene necesidad de perder el tiempo con la política" (pág.29).

El libro se lee muy bien -casi de un tirón- y los aspectos humanos le dan un atractivo especial. Prescindiendo de que los hechos sean reales o inventados, no cabe duda de que Javier Cercas ha sabido construir una obra histórica y literariamente interesante.

Imagen de Artemi

Posiblemente una de las mejores novelas españolas que he leído en los últimos años. Con una técnica original y novedosa, con dos historias realmente bien contadas (y eso que una de ellas pretende ser una biografía o documnetal -por supuesto, tremendamente subjetivo- de Sánchez Mazas. La historia del periodista que cuenta su investigación sobre aquel miliciano que dejó escapar al escritor falangista es estremecedora, y el final abierto, sublime e inmejorable. He escuchado muchas críticas de tipo histórico o político que se le han hecho a la novela. Me quedo con el ate con el que está contada la historia, con su originalidad y con su calidad literaria.
Por supuesto la película es una monstruosidad, y si alguien ha visto la película y no ha leído el libro que sepa que se encuentra ante dos obras distintas; una obra de arte, el libro, una obra amorfa, insulsa y anodina, la película.

Imagen de Porto

Con el fusilamiento frustrado de Rafael Sánchez Mazas se construye una novela excelente en tres capítulos. Es original en el planteamiento y en la forma de llevarlo a cabo y además el relato tiene una cierta intriga que lo hace muy ameno. Bien escrita, con fuerza. Solo le sobra alguna pequeña escena que no se conoce porque el autor ha querido introducirla en el relato. Otro elemento discordante es la idea que el autor deja caer en varias ocasiones de que fue la Falange la causante de la Guerra española de 1936, sin embargo estos dos elementos no quitan valor a una excelente novela.