Soy Pilgrim

En una plaza pública de Arabia Saudí, un hombre es ajusticiado bajo un sol abrasador y un chico de catorce años observa impotente entre la muchedumbre: es su hijo. En un lúgubre hotel de Manhattan, aparece el cuerpo sin vida de una mujer joven y todos los indicios para identificarla han sido eliminados minuciosamente. En un vertedero de Damasco, un destacado experto sirio en biotecnología es encontrado con evidentes signos de tortura. En una remota región de Afganistán, el hallazgo de una sustancia bacteriológica letal en los restos de unos cooperantes internacionales desata la alarma. Una línea invisible conecta todos estos hechos, dibujando un plan perfecto para cometer un monstruoso crimen contra la humanidad, y la única persona capaz de impedirlo es un ex agente que huye de su pasado y ha borrado su identidad: ahora sólo responde al nombre de Pilgrim, el peregrino. Ésta es la historia de una carrera trepidante contra el tiempo y, sobre todo, contra un enemigo sofisticado e implacable.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2015
864
978-84-9838-701
Valoración CDL
2
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Comentarios

Imagen de polvorista

Novela negra que ha estado muy promocionada. En mi opinión reune una serie de caractrísticas, dentro de su género, que la hacen atractiva, comenzando por el autor que tiene muchas facetas entre las que está el ser guionista. Además tiene un toque nostalgico porque recuerda todos los resortes de las clásicas novelas de espías traídas al tiempo actual. A pesar del gran número de páginas, he de reconocer que no cansa, mantiene el ritmo y esperas las resoluciones con interés y sin la tensión que provoca el desconocimiento total porque desde el principio va narrando la historia el protagonista. Si no fuera porque hay alguna breve descripción sexual al principio y mitad de la novela que podría haberse eludido o matizado, y la que parece inevitable costumbre de que el protagonista tiene que ser, por su profesión, siempre algo amoral -tiene el acierto de poner a otro policía secundario, héroe y amable con una ética mayor-, le pondría las tres estrellas.