Theodore Boone. El activista

Un nuevo caso de Theodore Boone: en esta ocasión,  se enfrenta a una nueva intriga que afecta a la ciudad entera. El ayuntamiento planea la construcción de una carretera en las afueras de Strattenburg, a pesar de ir en contra de los intereses de sus habitantes. Cuando Theo descubre la corrupción que se esconde bajo el proyecto, decide hacer todo lo posible para impedir que se lleve a cabo. Theo y sus amigos pondrán en juego los recursos necesarios para revelar las verdaderas intenciones de los implicados y evitar que los constructores se salgan con la suya.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2014
272
978-84-9043-119

Traducción: José Serra

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

4
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Novela juvenil de intriga y ficción legal protagonizada por el joven Theodore Boone, personaje creado por John Grisham en 2010.  Se trata de la cuarta novela de esta serie en la que el mundo de la abogacía y de la política vuelve a jugar un papel fundamental en la trama, pero visto desde la perspectiva de un adolescente de tan solo 13 años. En esta ocasión, Theo (hijo de abogados en ejercicio, con bufete propio) se verá inmerso en los problemas que se plantean en su ciudad Strattenburg cuando el ayuntamiento decide construir una carretera de circunvalación, de escasa utilidad. Poco a poco, se van desgranando argumentos muy interesantes en torno al proyecto: los perjuicios y privaciones hacia las personas que generan las expropiaciones forzosas; los daños medioambientales a causa del tráfico masivo; la corrupción entre empresas e instituciones cuando prevalecen los fines lucrativos y un beneficio económico desmedido.
Aunque, en algunos momentos, los hechos parecen estar muy por encima de la edad del protagonista y pueden resultar inverosímiles, conviene resaltar que los jóvenes lectores pueden encontrar en él  un modelo interesante por su comportamiento y por su actitud en la forma de actuar: el respeto hacia sus padres y las relaciones familiares, la preocupación por sus amigos y sus problemas, la ayuda a los necesitados y a los inmigrantes, el afán por ampliar conocimientos en todas las áreas, y sobre todo el orden, la reflexión y el esfuerzo en todas sus acciones. También resulta interesante toda la información que aporta la obra sobre el mundo del derecho y su vocabulario específico, con la explicación de términos relativos a la expropiación, los impuestos, los bienes muebles e inmuebles, los juicios y alegatos, etc.
Las tres novelas anteriores protagonizadas por este personaje (tituladas “Theodore Boone. Joven abogado”, “El secuestro” y “El acusado”) se centran en un delito ya cometido y en el descubrimiento de los culpables; mientras que esta entrega resulta quizá más interesante para la formación de los jóvenes ya que se trata de evitar un abuso de poder, relacionado con los sobornos y las comisiones ilegales.  Como indica el título de la obra, Theo se va a convertir en un activista (“persona de fuertes convicciones dispuesta a luchar para intentar mejorar una situación”), que defenderá la conservación de los espacios naturales y promoverá una campaña para evitar la contaminación de escuelas, parques y polideportivos de su ciudad, demostrando que se pueden alcanzar estos objetivos con firmeza y valentía sin salirse de los límites de la legalidad.