Un tambor diferente

Verano de 1957. En un pequeño pueblo del sur de los Estados Unidos, Tucker Caliban, orgulloso descendiente de esclavos africanos, siembra de sal sus campos, sacrifica su ganado, y, tras prender fuego a su casa, se echa a la carretera junto a su familia y abandona el estado. Todo en silencio, todo sin razón aparente. Su éxodo, que nos será narrado por los asombrados testigos de los hechos —en su mayoría de raza blanca—, se contagiará al resto de la población negra de la región, desatando el desconcierto con su inaudito desafío al orden establecido.

Un tambor diferente, acogida con entusiasmo en el momento de su publicación en 1962, granjeó a su autor comparaciones con William Faulkner, James Baldwin o Harper Lee. Su reciente redescubrimiento, a raíz de un certero artículo aparecido en The New Yorker, ha convertido la novela en un acontecimiento literario de primer orden, consagrándola definitivamente como un imperecedero clásico moderno de la literatura norteamericana del siglo XX.

Novela escrita a finalers de los años cincuenta del siglo pasado sobre el racismo en Estados Unidos, considerada una de las más destacadas sobre este tema.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2020
255
978-84-17996-67-3

Edición cuidada, en rústica, con traducción del inglés de Carlos Jiménez Arribas.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (3 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

3 valoraciones

3
3
3
Género: 
Tema(s): 
Libro del mes: 
Septiembre, 2020

Comentarios

Imagen de Ran

La novela plantea el problema racial en un estado del sur de los EEUU, tratando de penetrar en la mentalidad más profunda de los sureños con relación a los hombres de color. En la primera parte relata la historia de un negro indomable y de sus descendientes, junto con un hecho insólito que desencadena una reacción drástica de toda la comunidad negra.

La historia no pasaría de una invención fantástica si no es porque el autor profundiza en unas actitudes personales con relación a los ideales por lo que se sacrifica todo.

Está el protagonista con un talante consecuente con sus ideales en contraste con otros personajes que, ante las dificultades, claudican sumergiéndose en una vida mediocre y desencantada. Aquí radica el interés del libro y lo que lo hace interesante pues plantea una vida mediocre, vencida por no haber sido consecuente con sus ideales, en contraste con el protagonista de la historia, un hombre de color, sin estudios, pero con convicciones profundas que lo llevan al hecho radical que narra el relato, y que desencadena una reacción insólita en toda la comunidad negra.

Aparece también la figura del líder que pretende remover a la comunidad de color con una concienciación de la situación en que se encuentran, sin conseguirlo, y que, ante el resultado de la acción del protagonista, un negro desconocido, se considera fracasado porque como líder debería haber sido él quien promoviera semejante reacción.

Refleja además el relato, la toma de conciencia de los blancos sureños, egoístas y prepotentes, que se consideran superiores y con derechos debido al color de su piel, y ante la reacción suscitada en la comunidad de color, reaccionan con rencor y violencia.

La novela no carece de interés debido a la caracterización de sus personajes y el planteamiento que hacen de sus vidas ante el reto de ser fieles a unos ideales que dan sentido a su existencia.

Imagen de amd

Novela de carácter social sobre el racismo y sus consecuencias en los Estados Unidos en la primera mitad del siglo XX. Publicada por primera vez en 1962, hoy se ha convertido en un clásico moderno de la literatura norteamericana y la crítica ha comparado a su autor W. M. Kelley con grandes escritores sureños como William Faulkner o Harper Lee. Efectivamente, se trata de una obra compleja en su estructura en la que Kelley utiliza las técnicas literarias innovadoras que llegaban desde Europa y que fueron acuñadas de forma magistral por Faulkner, como el monólogo interior, los narradores múltiples (multiperspectivismo) y los saltos en el tiempo.

En cuanto a la trama, la acción comienza a mediados de 1957 con un hecho insólito: Tucker Caliban, descendiente de esclavos negros, prende fuego a su casa y abandona sus tierras acompañado de su familia. Este hecho, realizado por un negro insignificante, taciturno, sin liderazgo, provoca una reacción en cadena de tal magnitud que, en pocas horas, muchas familias negras dejan el estado para trasladarse al norte buscando una vida mejor. Pero no se puede comprender el presente sin conocer los hechos del pasado; así pues, a través de diversos personajes, la historia se remonta al pasado, con frecuentes saltos en el tiempo, hasta la leyenda del Africano, el primer esclavo Caliban, que fue comprado por la familia Willson. Estructurada en once capítulos, cada uno de ellos está narrado desde el punto de vista de uno de los personajes: siempre blancos, hombres o mujeres, niños o adultos.  A veces, la narración está en primera persona, o en forma de diario, o a través del monólogo interior, para que cada personaje pueda aportar su visión personal y su conocimiento de los hechos, hasta completar el “rompecabezas” y unir todos los hilos de la historia.  

Siguiendo el modelo de las novelas de Faulkner, conocido por sus narraciones situadas en un ficticio condado sureño, los espacios mencionados por Kelley (estado, ciudades y pueblos) son también ficticios: Sutton es una localidad imaginaria del sur profundo de los Estados Unidos, localizada en un estado entre Mississipi y Alabama. Allí la vida pasa aparentemente de forma anodina, lenta, monótona; pero el odio y el racismo siguen latentes entre sus gentes, pasiones soterradas, dispuestas a saltar en cualquier momento. Con un final sorprendente, la novela defiende la lucha implacable, pero desigual, por la libertad: “Cualquiera, cualquiera se puede liberar de sus cadenas. Ese valor, por muy hondo que esté enterrado, está siempre a la espera de que lo convoquen. Lo único que hace falta es una voz persuasiva que lo saque de ahí: hay que dar con esa voz para que salga a rugido pelado, igual que un tigre” (p. 190).

Imagen de cattus

Esta novela tiene gran calidad literatia, por la estructura narrativa, con saltos en el tiempo para dar voz a los diversos protagonistas hasta alcanzar la comprensión de los hechos, como si de un rompecabezas se tratara; por la calidad de la prosa, con comparaciones muy originales y unos personajes variados y bien caracterizados. El tema se puede resumir en la huida de todos los negros de una zona del sur de Estados Unidos, impulsados por un descendiente de unos esclavos, hacia el norte y en las elucubraciones a qué da pie este hecho. Sin maniqueísmos, el autor nos muestra la realidad en los años cincuenta, con puntos de vista variados, que basculan entre la indiferencia, el deseo de justicia, la cobardía o el odio. Incluso nos ofrece la perspectiva candorosa de un niño blanco. Una gran novela, muy actual a pesar del tiempo transcurrido.