Un tranvía en SP

"Un tranvía en SP", galardonada con el Premio Nacional de Narrativa 2002, sorprendió a propios extraños por su frescura y maestría, especialmente si tenemos en cuenta la juventud de su autor, Unai Elorriaga (Algorta, 1973). Se trata de una obra coral que nos presenta a Lucas, el anciano viajero que sueña con alcanzar las cumbres más altas del Himalaya a pesar de la fragilidad de su mente; a Marcos, un músico que busca su lugar en el mundo y encuentra el amor de Roma, y a María, la hermana de Lucas, escritora anónima en busca del instante feliz que da sentido a la vida. Esta novela es también el lugar de encuentro entre la juventud y la vejez, un espacio lleno de humor, ternura, sabiduría y asombro, una manera de contar el nacimiento del amor, el avance de la enfermedad, la práctica de la convivencia y el valor de la buena compañía, y además, una exploración sutil y directa de las ilusiones y los deseos de personajes y lectores. Unai Elorriaga, filólogo y traductor, acaba de publicar su segunda novela en euskera, "Van't Hoffen ilea".

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2003
173
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de acabrero

El ritmo narrativo, bastante original, me ha parecido muy atrayente. Sé que hay personas que no han entendido el esquema. No deja de ser nuevo pues mezcla pensamientos, cartas, conversaciones domésticas, capítulos de la novela que escribe María, y sueños seniles de Lucas que ha perdido la cabeza. Se narra la vida de cuatro personajes muy normales cuyas vidas encajan bien casi por casualidad. Creo que no pretende más y eso hace al libro ameno e interesante.
Ya habrán pensado que si ha ganado el Premio Nacional de Narrativa 2002 algo tendrá. Tiene calidad literaria indiscutible. Y luego pues hay que poner un poco de erotismo y algunas alusiones curiosas a la religión. Poco, casi nada, pero es que si no no hay premio...