Verdes colinas de Africa

En diciembre de 1933, Ernest Hemingway, su esposa y dos cazadores más, pasan treinta días en Kenia, dedicados a la caza mayor.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2011
288
97884.264.18593
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 
Tema(s): 

Comentarios

Imagen de enc

Publicado en 1935, hoy no sería admisible escribir un libro sobre la caza mayor en Africa. Resulta doloroso leer sobre la muerte de animales como el rinoceronte o la competición entre cazadores por cobrar las piezas más grandes. No obstante, en aquella época la caza todavía era un deporte de gentelman, sujeto a determinadas reglas; por ejemplo se cazan sólo ejemplares machos. El contrapunto a la crueldad que supone la caza, lo encontramos en el esfuerzo del cazador por superar las dificultades que presenta la naturaleza africana -incluídas las enfermedades-, o en la amigable colaboración con guías y rastreadores nativos.

Escribe Hemingway en el Prefacio: "El autor ha intentado escribir un libro absolutamente verídico, para comprobar si el aspecto de un país y el curso de los acontecimientos de un mes de actividad, presentados con sinceridad, pueden competir con una obra de imaginación". Desde mi punto de vista la respuesta es afirmativa. La lectura de "Las verdes colinas" resulta muy agradable. No son nuevos los relatos de viajes, ni la materia cinegética; la mayor cualidad de este libro es su estilo literario y más allá el autor mismo. "Las verdes colinas" nos permite conocer a  Hemingway, su carácter llano y humorístico, su rectitud para observar las normas de la caza y el respeto que siente por los indígenas. También están aquí su aficción por la bebida y su nobleza en el trato con los amigos y su esposa de entonces.

El estilo refleja al personaje: sencillo, entretenido y con buen dominio de los diálogos. También ensaya dos o tres veces, a lo largo de esta obra, el uso párrafos largos, con abundantes ideas yuxtapuestas separadas por comas. Se trata de una técnica que a veces produce cierta confusión y luego utilizarán otros autores. Incluídas en el texto encontramos algunas referencias literarias. Por ejemplo, frente al perfeccionismo de otros autores, como puede ser Fitzgerald, escribe: "Si escribieran, algunas veces sería bueno, otras malo y otras peor, pero lo bueno saldría. Pero como han leído a los críticos, sólo han de escribir obras maestras". Es una afirmación correcta. La prueba está en que Hemingway recibió el Premio Nobel de Literatura, en 1954, por el conjunto de su obra, mientras que Fitzgerald sólo es conocido por una de sus novelas. Para el autor, Mark Twain había sido el mejor novelista norteamericano.

Hemingway no carece de valores, pero estos son naturalistas. Afirma que los Estados Unidos han perdido su originalidad y belleza, y que desearía vivir en Africa, contemplando la naturaleza y relacionándose con sus habitantes. La novela se lee muy bien. Como se ha indicado más arriba, no aporta nada especial salvo el conocimiento del autor y de su estilo literario. Si Hemingway tiene algo que contar lo hace; en caso contrario no se esfuerza por inventar literatura.