Vetas profundas

Tras un paseo poco placentero por la bulliciosa y atestada calle de una de nuestras ciudades, Fernando Aramburu busca consolación en el jardín botánico. En ese entorno más amable y lejos ya del ajetreo, se anima a abrir el libro de poesía que lleva en la mochila, y siente que su lectura lo sosiega y lo transporta a un lugar seguro, lejos del mundanal ruido. De esta forma es como Aramburu entiende la poesía, como algo parecido a un refugio. Este nuevo libro del escritor vasco quiere ser una invitación a degustar algunos de sus poemas más queridos, eso sí, nos previene el autor, «no se trata de un libro de abundante terminología académica o de un estudio crítico», nada más lejos de sus intenciones. Con Vetas profundas, Fernando Aramburu ha querido pensar y paladear la poesía "de Rosalía de Castro, Góngora, Vallejo o Pizarnik, por poner algunos ejemplos", al margen de los aspectos históricos y técnicos que abundan en los manuales de literatura; prefiere ligarlos, con frecuencia, a hechos de su experiencia vital. Un libro de celebración de la poesía sea cual sea la forma en la que ésta se  manifiesta. Y un relato emocionado destinado a contagiar esa visión.

Comentarios a cuarenta poemas de autores en lengua española de diversas épocas, a cargo del escritor Fernando Aramburu.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2019
254
978-84-9066-674

Edición con tapa dura, cuidada.

 

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 
Tema(s): 

Comentarios

Imagen de cattus

Se reúnen en este volumen los comentarios de Fernando Aramburu a 40 poemas de 40 escritores de España e Hispanoamérica, de épocas variadas: siglos XVI y XVII, siglo XIX, XX y XXI:  Fray Luis de León, San Juan de la Cruz, Garcilaso, Lope, Góngora, Quevedo, Aldana, Bécquer, Rubén Darío, Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado, Lorca, Aleixandre, Cernuda, Borges, etc. Algunos son poemas muy conocidos, otros menos. Aunque ofrece algún dato de los poetas seleccionados o alguna información sobre los motivos de la elección del poema, no se trata de comentarios eruditos o para especialistas, sino de una invitación a la lectura de la poesía, probablemente una de las manifestaciones donde el arte llega a cotas más altas y enriquecedoras. Aramburu prefiere el poema veraz, comprensible, frente a los de estilo hermético o de retórica vistosa, pero superficial. Hay temas que los poetas han cantado a lo largo de los siglos: Dios, el amor, la muerte, el dolor, el paso del tiempo... Aquí nos los encontramos también, aunque abundan sobre todo los que tratan sobre la muerte, la finitud, con una concepción más bien pesimista, e incluso nihilista a veces, de la existencia. Libro interesante, porque puede ayudar a perder el miedo a la lectura de la poesía, algo que sucede a menudo, incluso entre personas cultas. Son sugerentes las reflexiones que el propio Aramburu hace sobre la poesía y sobre la lectura de poesía.