Monte Carmelo

Moderador: Ángel Cabrero

Próxima tertulia: 17 de abril de 2020

Marzo, 2020

El paso siguiente en el baile

Gautreaux, Tim

Del autor de la colección de relatos El mismo sitio, las mismas cosas, llega esta novela impregnada de un extraño y marcado sentido de la tradición y las nuevas oportunidades. Paul Thibodeaux es un atractivo joven casado con Colette, la mujer más hermosa del pequeño pueblo de Luisiana en el que crecieron.

Comentarios

Imagen de José Ignacio Peláez Albendea

Magnífica novela muy bien traducida por el profesor José Gabriel Rodríguez Pazos.

La novela está ambientada en la comunidad cajún afincada en el delta del MIssissipi. Son descendientes de franceses, con un idioma en parte inglés, en parte español y en parte francés.

Su religión es la católica y la viven con naturalidad y profundidad en su vida diaria.

Los avatares de los protagonistas, Colette y Paul, y su entorno familiar y de amistades está minuciosamente retratado. Los personajes crecen y evolucionan en un lugar hostil desde el punto de vista de clima y de oportunidades de trabajo, pero amable por esa acogida generosa y solidaria presente en las comunidades en las que la fe cristiana ha echado hondas raíces.

Es, por otra parte, una historia coral de muchos personas bien trazadas en sus perfiles y las peripecias avanzan casi con trepidación: ocurren muchas cosas y la novela atrapa también por esta razón: nos interesa saber cómo van a solucionar sus problemas y sus vidas.

Pero sobre todo, atrapa porque está muy bien escrita y por el hondo contenido de sus reflexiones, siempre al filo de la historia y la evolución de sus personajes. Es de esos libros que nunca querríamos acabar para permanecer siempre leyéndolos, porque nos ayuda a ser mejores.

Imagen de cattus

Magnífica novela, una historia interesante y muy bien contada, un ambiente y unos lugares descritos con gran detalle y unos personajes con los que el lector conecta enseguida, cercanos, vivos, humanos, con virtudes, defectos, sus luchas, sus éxitos y fracasos, gente corriente, ruda, a veces, pero solidaria. Sorprende la maestría con la que el autor describe máquinas, herramientas..., y de un modo que no se hace pesado, sino todo lo contrario. Buena traducción de José Gabriel Rodríguez Pazos que contribuye a hacer tan grata la lectura. Luis Ramoneda

 

Imagen de acabrero

Ya conocíamos a Tim Gautreaux –“El mismo sitio, las mismas cosas”- de manera que no me ha sorprendido lo bien que está escrita esta novela. Me ha parecido excepcional. La temática de fondo, una crisis matrimonial, está magistralmente encuadrada en un mundo muy distinto al nuestro, sorprendente, perfectamente descrito. El sur de Luisiana, en el Golfo de México, con una costa complicada por las zonas pantanosas, un ambiente más bien pobre, pero muy familiar y católico. El mundo de los barcos, trasbordadores, lanchas diversas, en manos de un gran experto en máquinas. La historia es muy interesante, las descripciones meticulosas. Engancha de principio a fin y se lee rápido.

Imagen de grpazos

Como los buenos escritores, Tim Gautreaux es un agudo observador de cuanto acontece a su alrededor, y consigue crear personajes que nos interpelan. Paul y Colette Thibodeaux son una joven pareja que atraviesa una crisis matrimonial en un pueblo de Luisiana afectado por otra crisis: la que padeció la industria del petróleo en ese estado sureño, durante los años ochenta del siglo pasado. Gautreaux, que vivió aquel momento histórico en primera persona, quiso ser cronista de unos años durísimos sobre los que nadie estaba escribiendo. Y quiso hacerlo en esta que es su primera novela —publicada en Estados Unidos en 1998—, poniéndose en el pellejo de los personajes, ya que, como él mismo señaló en una entrevista, «una cosa es decir que se han perdido veinte mil puestos de trabajo, y otra cosa es meter al lector en la casa de una de las personas que se han quedado sin trabajo».

Gautreaux consigue hilvanar un magistral relato en el que suceden muchas cosas en el devenir de las vidas de personas normales, afectadas por un contexto de dureza extraordinaria. Trabajo, aficiones, relaciones familiares, envidias, luchas, tristezas, alegrías, anhelos… Todo ello es el telón de fondo de la relación entre Paul y Colette, una relación a la que las circunstancias obligan a madurar, a dar el paso siguiente en el baile de la convivencia entre un hombre y una mujer.

Al igual que en la colección de relatos El mismo sitio, las mismas cosas —publicado también por La Huerta Grande, en 2018—, Gautreaux pone de manifiesto en esta novela sus grandes dotes de escritor, con pasajes de un notable lirismo y diálogos una gran viveza, todo ello permeado por una visión profunda de los sucesos y las personas, no exenta de un agudo sentido del humor. Tampoco falta la marca de la casa Gautreaux, una especie de hiperrealismo literario que consigue mediante la minuciosa descripción de la maquinaria con la que trabajan sus personajes: tuercas, émbolos, llaves grifas de treinta y seis pulgadas…, cada pieza en su sitio, como los elementos de su narrativa, que consiguen en esta novela un relato muy bien engranado.