Ciudadano Chesterton

Una recopilación de los mejores argumentos de Chesterton: una visión de la vida rebosante de sentido común, sentido cristiano, perspicacia y buen humor.
El pensamiento dominante, en Occidente, es un batido de ideas que nacieron hace más de un siglo:
o Interpretación económica del hombre y de la Historia
o Primacía de la explicación científica de la realidad
o Agnosticismo, positivismo y evolucionismo radical
o Relativismo moral, sexualidad freudiana y divorcio feliz
Por fortuna, esa ortodoxia ideológica siempre se ha tenido que medir con una oposición inteligente, uno de cuyos primeros líderes fue Chesterton, escritor lúcido, divertido y sugerente como pocos. Este libro reúne los mejores argumentos del célebre periodista inglés, un hombre que gozó de dos dones muy especiales: entender la complejidad de la vida y gozar a fondo de ella.

 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2011
124

Edición en rústica, se lee con comodidad.

2014
128
978-84-9840-507
Subtítulo: Una antropología escandalosa
Colección Palabra hoy
Segunda Edición
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

4
Género: 

Comentarios

Imagen de Polaco

Chesterton era un hombre extraordinario. Sus escritos están llenos de genialidades, pero no siempre es fácil de leer. En este libro, se realizó una selección de textos que permite conocer el pensamiento de Chesterton sobre temas muy variados. Recomendable.

Imagen de cattus

Esta antología de textos de Chesterton pude ser muy útil para profesores, para alumnos y para todo aquel que quiera acercarse al gran escritor inglés o disponer de unos textos muy sugerentes, y fácilmente localizables con los índices del libro, que va precedido de una breve semblanza de Chesterton. Los capítulos en que se agrupan los textos son los siguientes: Mi vida, Mi visión del hombre, Mi filosofía, Mi religión. Una buena recopilación la que ha hecho José Ramón Ayllón.