Cruces en la arena

En el verano de 1907, Kyran acaba de cumplir once años y se ha convertido en el cartero suplente de Sligo, una población al noroeste de Irlanda.

Su trabajo supone una gran responsabilidad, porque reparte el correo de muchos emigrantes que escriben a sus familias desde Estados Unidos. La madre de su amiga Aileen recibe periódicamente cartas de su marido, hasta que un día ocurre algo imprevisto.

Un desafortunado accidente, una decisión arriesgada, un primer amor.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2020
103
978-84-140-2441-6
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

4
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Novela juvenil realista ambientada en un pueblo de Irlanda en 1907. El protagonista es Kyran, un niño que acaba de cumplir once años. Hijo de un minero que trabaja en las galerías subterráneas de Benbulbin (noroeste de Irlanda), la familia sobrevive con escasos medios económicos y cualquier ayuda siempre es necesaria. Así, cuando su vecino, el viejo Delan, le consigue al niño el puesto de cartero a tiempo parcial en la central de correos de Sligo, dice Kyran: “Mi madre se alegró de la noticia, porque, aunque mi sueldo no sería gran cosa, cualquier ayuda vendría bien en casa, y mi padre, cuando llegó por la noche cubierto de hollín…, se limitó a asentir en silencio mientras me miraba de arriba abajo” (p. 8). Para Kyran sería un gran reto, pues tendría que recorrer con su bicicleta más de treinta kilómetros dos veces a la semana, bajo las inclemencias del tiempo invernal.

El relato está narrado en primera persona por el propio protagonista, la realidad desde la perspectiva de un niño que está dejando su infancia y se enfrenta a nuevas responsabilidades, a un duro trabajo físico, a tomar decisiones difíciles y, a veces, precipitadas sin ayuda y sin consejos de los adultos. En sus largos trayectos para repartir el correo por pueblos y granjas aisladas, llega hasta Conors Island, donde vive la familia Doyle. La señora Máire Doyle siempre espera carta de su marido que ha emigrado a Nueva York en busca de un futuro mejor. En esa granja, Kyran también conoce a la hija pequeña, Aileen, de su misma edad y por la que sentirá un primer amor. El relato de Kyran es una mirada ingenua y acertada sobre una dura realidad a la que deben hacer frente los habitantes del norte de Irlanda a comienzos del siglo XX.

Con este espléndido relato, Daniel Hernández Chambers rinde también un homenaje a muchas de esas personas que han perdido su vida en el mar por diversas circunstancias, y de ahí el título del libro “Cruces en la arena”.  Desde el punto de vista histórico, en la obra se alude a dos momentos distintos: los soldados españoles de la Armada Invencible que murieron ahogados frente a las costas irlandesas o acribillados en sus playas hacia 1588; y en segundo lugar, los emigrantes irlandeses que durante años (en la obra, a finales del XIX y principios del XX) embarcaron rumbo a los Estados Unidos buscando una vida mejor para ellos y sus familias. En conjunto, una magnífica novela corta muy recomendable, tanto por los temas tratados como por la brillante prosa de Hernández Chambers, uno de los mejores escritores españoles de literatura juvenil actualmente.