Descenso a los infiernos

Ian Kershaw, uno de los más prestigiosos historiadores europeos de nuestro tiempo, autor de una monumental biografía de Hitler, nos ofrece ahora su obra más ambiciosa: una historia de Europa desde la primera guerra mundial hasta nuestros días, que arranca con este relato de las terribles décadas que vieron acumularse en el continente los efectos de dos guerras mundiales, de la crisis económica de los años treinta y de las conmociones sociales que condujeron, por una parte, a la revolución bolchevique y, por otra, al ascenso del fascismo y del nazismo. Kershaw no se limita al relato de los sucesos políticos y militares, sino que procura tomar el pulso a la sociedad que los protagonizó, ahondando en las condiciones de vida de los europeos o explorando su cultura, para conocer cómo veían e interpretaban los acontecimientos de su tiempo. Su propósito, nos dice, ha sido el de explorar en el pasado las fuerzas que han determinado la configuración del presente en que vivimos.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2016
792
9788498929478

Subtítulo: Europa 1914-1949

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 
Tema(s): 

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de Juan I. Yusta

Una historia expuesta con bastante detalle y extensión, que abarca desde la primera guerra mundial hasta 1949 (no hasta el final de la segunda, sino un poco más adelante, porque el autor considera que entonces, hacia 1949, se consolida la división de Europa en dos bloques que perduran durante toda la guerra fría).

No es un puro relato de hechos o sucesos, sino una reflexión sobre cómo y por qué ocurrieron. El autor maneja una abundantísima documentación y logra trazar un panorama bastante completo (siempre opinable, pero bien fundamentado).  En todo caso, y más cuando se abordan sucesos recientes, pesa mucho de dónde es el autor: es una historia escrita por un inglés, eso hay que tenerlo en cuenta; sería distinta si la hubiera escrito un español o, no digamos, un alemán.