El Dios de Mozart

Este libro aborda, desde una hermenéutica teológica, los años de madurez humana y musical de Wolfgang Amadeus Mozart. El enfoque se desarrolla en dos partes. En la primera, se buscan «las trazas de la Trascendencia» (Hans Küng) en el lenguaje musical de Mozart, dedicando especial atención a la creación dramática y religiosa. Se disciernen así los rasgos principales del «Dios de Mozart», en el que confluyen su fe cristiana, los elementos de su tiempo y otros de orden biográfico-personal. Todo ello lleva a la segunda parte, el «Mozart de Dios», donde se reflexiona acerca de la metamorfosis del alma mozartiana como resultado de su actividad creadora. En ella se plantea la dramática y progresiva deconstrucción de un «Dios imaginario» que da paso a la experiencia de un doloroso vacío, que puede interpretarse como una mística y paradojal plenitud.

Fruto de una larga y profunda actividad investigadora, Fernando Ortega nos ofrece en esta obra una original interpretación teológica de la música de Mozart que nos permite adquirir un nuevo sentido en el pensamiento creador musical del excepcional compositor salzburgués.

Interesante libro, fruto de un trabajo de investigación serio, que gustará a los melómanos y ayudará a profundizar en la obra de uno de los más grandes músicos de todos los tiempos.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2019
239
978-84-254-4350-3

Edición en rústica, cuidada, el texto se lee con facilidad.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 
Tema(s): 

Comentarios

Imagen de cattus

El autor defendió la tesis doctoral en Roma en 1990, cuya síntesis se publicó con el título Mozart, tinieblas y luz. Treinta años después el autor lo ha reelaborado y completado. Trabajo riguroso dividido en dos partes. En la primera, la que da el título al libro, recorre parte de la vida del músico y analiza muchas de sus obras, tanto las de tema religioso como las de tema profano. En la segunda El Mozart de Dios,se refiere a algunas cuestiones más conretas como su relación con la Cristología, la figra del padre, su idea del amor... El resultado es un libro interesantísimo, en el que ueda claro que Mozart era católico y nunca dejó de serlo y que esto se nota en su creación. Le obsesionaba la idea de la muerte, pero irá pasando del temor a la serenidad al profundizar en el sentido redentor de la Encarnación, y esto a pesar de su ingreso en una logia masónica vienesa, en la que había otros católicos y no era atea ni materialista. Después de leerlo, la música de Mozart se eescuha de otra manera muchos más profunda. Luis Ramoneda