El gallimimus

Carlos pasa las vacaciones con Hortensia porque su madre debe guardar reposo absoluto por complicaciones en su embarazo. Él hubiera preferido ir a navegar en catamarán con su tío, y no estar en ese aburrido pueblo en el que solo hay ancianos. Entonces conocerá a Aila, que vive con su padre en un autobús, y juntos descubrirán que hay un misterioso y enorme animal que se oculta en el bosque. No será este el único enigma por resolver. Y es que en Alcamilla del Río pasan cosas muy raras. 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2017
144
978-84-698-3337

Ilustraciones de Eugenia Ábalos

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de amd

Novela infantil sobre la inmigración y las relaciones sociales. El protagonista es Carlos, un niño de unos diez años, que debe pasar las vacaciones de verano en un pueblo del interior debido al embarazo de riesgo de su madre, en vez de estar en una playa de Mallorca navegando con su tío. Así, pasa los días aburrido en casa de Hortensia, una señora mayor, conocida de sus padres. Hasta que un día conoce a Aila, una niña africana, más o menos de su edad, que vive con su padre en un autobús destartalado en mitad del bosque. La amistad que se crea entre ambos niños le ayuda a Carlos a superar el miedo que siente ante la llegada de su futura hermana y a disfrutar, por fin, de un divertido verano lleno de aventuras.

En el relato, desde una perspectiva infantil, ingenua y divertida, se tratan temas interesantes como los celos ante la llegada de nuevos hermanos (el “príncipe destronado”), las relaciones familiares y el trato con las personas mayores, así como, especialmente, los problemas relacionados con la inmigración y la acogida por parte de la gente, que se muestra desconfiada ante los extranjeros.

Con un lenguaje sencillo y cercano, y unos diálogos muy entretenidos entre Carlos y Aila (que habla un español primario), se plantea además una trama llena de misterio en la que tiene un papel principal el “gallimimus” (que da título a la obra), un animal especial y extraño que mantiene la intriga de los lectores hasta el final. La novela que obtuvo el VIII Premio de Literatura Infantil Ciudad de Málaga, en 2017, se completa con las ilustraciones de Eugenia Ábalos, divertidas y llenas de color, que son muy significativas para la comprensión final de la lectura.