España 1936-1950: Muerte y resurrección de la novela

Tomando como punto de partida las notas que ha ido redactando durante años, Miguel Delibes nos desgrana en España 1936-1950 su vida literaria y su obra y nos ilumina con clarividentes apreciaciones sobre sus colegas coetános. Desde su irrupción en el panorama narrativo de la posguerra española con La sombra del ciprés es alargada, el autor va descubriendo a los que serán sus compañeros de viaje -sus obras, sus virtudes y sus defectos- al tiempo que irá tomando conciencia de su propio itinerario hasta alcanzar la conspicua figura de las letras que hoy conocemos.

Con la integridad y el rigor que le caracterizan, el autor ha respetado el cariz de la opinión expresada en las notas, muchas de ellas escritas en los años cincuenta, que han sido el embrión de este volumen y nos ofrece, de este modo, un fresco espontáneo y veraz de la visión que Miguel Delibes tiene y tenía sobre sí mismo, su obra y la de los que, con él, protagonizaron la resurrección de la novela tras la Guerra Civil.

España 1939 es, al mismo tiempo, una suerte de autobiografía literaria y un personal canon literario de una época marcada por las dificultades que, sin embargo, ha sido una de las más fructíferas y enriquecedoras de la historia de la narrativa española.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2004
192
9788423336128
Valoración CDL
3
Valoración Socios
0
Sin votos
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4
Género: 

Comentarios

Imagen de cdl

En ‘España 1936-1950: Muerte y resurreción de la novela’ Delibes habla de autores como Rafael Sánchez Ferlosio, Cela, Ignacio Aldecoa, Ana María Matute, Carmen Laforet o los Goytisolo, pero también de otros que han quedado más en el olvido como José Suárez Carreño, José María Gironella o Angel María de Lera. Y además de estas opiniones el autor va adquiriendo conciencia de si mismo, su propia trayectoria y expresa su particular confesión literaria: "Al primer escritor profesional a quien conocí fue, como no podía ser de otro modo, a Camilo José Cela. Me lo presentó, como tampoco podría ser de otra manera, el poeta vallisoletano Pepe Luelmo. Valladolid dio siempre buenos poetas, buenos pintores y avispados descuideros y peristas. Pero el poeta era el rey".

La mejor escritura

La primera parte del libro incluye las notas tomadas por Delibes con motivo de las conferencias que dio en Buenos Aires y Santiago de Chile en 1955, entre otras. En ella, se puede ver el talante más "fresco e indagador". La segunda parte está dedicada sin embargo a conferencias pronunciadas en varias universidades, foros académicos y literarios, que resumen su pensamiento sobre la narrativa y el hecho de escribir, así como los grupos de escritores que se han formado en los últimos cincuenta años. Una parte donde se ve su lado más "reflexivo y ponderador".

Aunque no es una novela, el libro tiene la escritura del mejor Delibes, sin embargo, el escritor siempre prefirió publicar la segunda parte del libro que recoge cuatro "charlas" sobre el fenómeno narrativo, más que las semblanzas y reflexiones que aparecen en la primera, pues pensaba que no tenía demasiado interés.