Grandeza y debilidad

Hemos sido creados para cosas grandes, en lo íntimo de nuestro ser hemos experimentado muchas veces ese deseo de grandeza, pero no con menor fuerza hemos sentido el zarpazo de nuestra debilidad y nuestra miseria. Lo segundo no anula lo primero ni lo convierte en una quimera inalcanzable, es solo un compañero de viaje al que debemos prestar la justa atención. Lo grande y lo pequeño, lo excelso y lo pésimo van llevando el compás de nuestra vida cotidiana.

Lo que hago, ya sea bueno o malo no me define; lo que tengo, mucho o poco no me define; lo que sí me define es mi identidad, quién soy; y soy un hijo de Dios. La filiación divina constituye una relación particular con Dios en la que se enmarcan nuestros deseos de grandeza: ¡Ser como Él!

¡Qué paz y seguridad da saber que Jesús no nos deja solos! La cercanía de Jesús en cada Sagrario fortalece nuestra fe, sostiene nuestra esperanza y dilata nuestra caridad. En la Iglesia encontramos todo lo que necesitamos en cada momento de nuestra vida.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2019
125
978-84-9061-859
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de acabrero

Breve libro que trata de explicar el camino de santidad de cualquier cristiano con ejemplos de su experiencia sacerdotal.