La gaviota (Fernán Caballero)

Con La gaviota se abre en España el camino hacia la novela realista del siglo XIX. Es al mismo tiempo una novela de costumbres, una novela regional y, en cierto sentido, de tesis. A la manera de Balzac, por quien la autora siente gran admiración, trata de presentar de forma realista conductas humanas enmarcadas en un determinado contexto histórico y social. Su apoyo a determinadas opciones religiosas (catolicismo tradicional), morales (condena del amor-pasión y del adulterio), políticas (visión irrisoria de los políticos liberales) y de clase (sublimación de la conducta de los nobles) le valió la crítica negativa de ciertos intelectuales cuyos prejuicios ideológicos primaron sobre la calidad artística del texto.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1998
0
2003
400
9788423919727
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de ross

La acción se sitúa en España y comienza en 1836, con un encuentro fortuito en un barco entre un médico de origen alemán y un duque español. El médico, Fritz Stein, se dirige a Navarra para trabajar como médico castrense en la guerra civil que tiene lugar entre carlistas y liberales. Trabaja en el bando liberal pero atender a un herido carlista le lleva a perder el empleo; poco después le veremos aparecer en un pequeño pueblo costero, a donde llega exhausto. Le recoge una anciana que vive en un antiguo convento con su hija, yerno y nietos. También reside allí un anciano lego llamado Gabriel, quien no quiso abandonar el lugar al ser expulsados los religiosos como consecuencia de la desamortización de Mendizábal. Stein, pronto conocido como Don Federico, se repone del agotamiento y se integra en ese pequeño grupo de habitantes; más adelante se enamora de la hija de un pescador, María, quien posee unas excepcionales dotes para el canto. Tras su matrimonio se trasladan a Madrid, donde esperan abrirse paso en el mundo artístico con la ayuda del duque que conoció Stein en su viaje a España.
Los comentarios religiosos son fruto de una sólida base cristiana en la formación de la autora. Los personajes están toscamente perfilados, tanto en sus cualidades morales como en el papel que desempeñan: la beata, el viejo militar fiel a su misión...