La oración, la Palabra, el rostro

El silencio de la oración aparece, a quien a él acude, como un mundo habitado por palabras, signos, presencias y rostros; pero, sobre todo, habitado por la Palabra de Dios. Esta, como enseñan los Padres, crece con quien la lee, la escucha y reza con ella. No se aprende una lengua en un solo día y en un momento emotivo. En la oración siempre somos como los niños. Esta es la condición verdadera ante Dios: ser hijos y niños. Jesús, que es compañero y maestro en la oración, nos ha enseñado a decir con él y con los hermanos: «Padre nuestro...».

Reseña del Editor

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2021
199
9788428837286
Valoración CDL
2
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

2
Género: 

Comentarios

Imagen de aita

Sencilla recopilación de textos sobre la oración y la Sagrada Escritura. Leer artículo >>