Lecciones de una momia

Una noche, Paul se despierta muy asustado al escuchar una voz desconocida que le habla al oído. Cuando abre los ojos, ve a una momia y descubre que le ha dejado un papiro encima de la cama.

Su hermana Helen, que está enferma en un hospital, se convierte en su confidente, y juntos ponen en práctica las lecciones que la momia les da sobre el arte de la imaginación. Gracias a ellas, Helen se recupera con rapidez y Paul supera uno de sus grandes miedos. ¿Te atreves a poner en práctica sus consejos?

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2018
36
978-84-330-2969-0

Ilustrado por Rocío Martínez

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de amd

Relato infantil breve sobre el poder de la imaginación y el valor de la visualización en el desarrollo de la mente. Ambientada en París en la época actual, el protagonista es Paul, un niño poco creativo, que una noche entre sueños cree ver la sombra de una momia que le susurra: “Dentro de tu cerebro hay un universo poblado de estrellas, planetas y galaxias, tan fantástico como te lo quieras imaginar”. Al despertar, Paul encuentra un papiro egipcio sobre su cama. Su hermana pequeña Helen, que está ingresada en el hospital a causa de una grave enfermedad, será su confidente y le ayudará a estimular su imaginación. Además, en el colegio, Paul estudiará la historia del Antiguo Egipto y harán una visita al Museo del Louvre.

La autora Begoña Ibarrola, psicóloga y escritora, ha ejercido como terapeuta infantil durante más de quince años, y sitúa este relato dentro de la corriente “mindfulness” o conciencia plena. Como explica en el último capítulo del libro, se trata de  “una técnica psicológica que aumenta nuestra capacidad de prestar atención a lo que pasa dentro y fuera de nosotros sin juzgar”.  Este último capítulo está dedicado a familias y maestros para que potencien en los niños, en esta ocasión, la capacidad de visualización y de imaginación: la visualización es un proceso que implica dar a los pensamientos una forma más concreta, con la participación de la voluntad; mientras que “imaginar es una función de nuestra mente necesaria para crear”. Uno de los descubrimientos de la neurociencia es que el cerebro no diferencia entre imaginado y vivido; por tanto, la imaginación se puede convertir en una herramienta para el bienestar o para el malestar en función de lo que imaginemos. Así, a lo largo del relato, se afirma lo siguiente: “Con tu imaginación tienes poder para crear lo que tú quieras, porque la mente es muy poderosa y la imaginación puede ser una gran aliada o una enemiga”. De esta forma, es posible imaginar cosas positivas o negativas, por ejemplo: que apruebas un examen o que lo suspendes, que te vas a curar pronto o que vas a seguir enfermo, que vas a tener amigos o no, que disfrutas en el colegio o haciendo deporte o que no te diviertes, etc. En definitiva, la percepción de los hechos por parte de los niños puede depender de la actitud y del pensamiento positivos o negativos.  

Además, en este relato, se tratan otros temas interesantes como la cultura egipcia, los papiros y las diferentes formas de escritura, como los jeroglíficos; y también se habla de las enfermedades, el mundo de los hospitales y las profesiones relacionadas con el ámbito sanitario desde una perspectiva muy positiva. La autora Begoña Ibarrola, que tiene ya una larga trayectoria dentro de la literatura infantil, considera que la narración es un instrumento muy valioso en el ámbito familiar y educativo: “Los cuentos favorecen el autoconocimiento y la conciencia emocional. Nos abren los ojos para mirar más allá de la limitada vida, como instrumento de liberación, fuente de creatividad y un tesoro de experiencias que enriquecerán nuestra vida”.