Los jesuitas

La reconstrucción de los principales acontecimientos desde el Vaticano II hasta el papa Francisco ayuda a conocer e interpretar la configuración una “tercera Compañía”, distinta de la “Compañía restaurada” y más parecida y afín a la de los padres fundadores. Pedro Arrupe (1965-1983), y su sucesor, Peter Hans Kolvenbach (1983-2008), marcaron las etapas de esta compleja y difícil transición. 

Con la llegada del primer papa jesuita, se han reencontrado con un nuevo protagonismo en la vida de la Iglesia. Han recibido del pontífice una misión específica: dar a conocer la práctica del “discernimiento espiritual”, instrumento para llevar a cabo aquella «conversión pastoral» que está en el corazón de la reforma de la Iglesia y tan presente en la encíclica programática de su pontificado, la Evangelii gaudium.

Un trabajo exhaustivo sobre el desarrollo, recuperación y renovado vigor de la Compañía de Jesús en estos últimos años.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2019
463
9788427143913

Subtítulo: Del Vaticano II al papa Francisco.

 

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

3
3
Género: 

Comentarios

Imagen de enc

El libro podría titularse "Crisis y recuperación de la Compañía de Jesús después del Concilio Vaticano II". Abarca un periodo de cincuenta años, desde 1965 hasta 2016, con cinco Pontífices, cuatro Generales de la Compañía y seis Congregaciones Generales;  desde la XXXI Congregación (1965), que eligió al P.Arrupe, hasta la XXXVI Congregación (2016), que designó al venezolano P. Arturo Sosa. Un libro escrito por un historiador de la Iglesia.

La parte más dramática y la justificación del libro corresponde al gobierno del P.Arrupe (1965-1983). Este se podría identificar con la crisis de la Compañía -aunque el autor no la denomina así-, en tanto que el gobierno de su sucesor, el P.Kolvenbach (1983-2008) es calificado por La Bella como "vuelta a la normalidad". Los años de Arrupe abarcan casi la mitad del libro.

Cuando el P.Arrupe es elegido superior de la Compañía siente la necesidad de adaptar la Sociedad a los nuevos tiempos que ha venido a traer el Concilio. Para ello comienza a viajar por todo el mundo hablando de justicial social y derechos humanos (Carta de Rio, pág.102). Son los años de la 2ª Conferencia del Episcopado Latinoamericano (CELAM), en Medellín, donde se comienza a hablar de Teología de la Liberación (1968); de la publicación por Pablo VI de la encíclica Humanae Vitae (1968); de la aparición de los Cristianos por el Socialismo en Santiago de Chile (1972), y también del II Sínodo de los Obispos sobre "El sacerdocio y la justicia en el mundo" (1970).

Pronto llegan las dificultades para el P.Arrupe. Todavía no ha terminado la XXXI Congregación que le había elegido General de la Compañía, cuando Pablo VI pone en su conocimiento las quejas que ha recibido contra ella; quejas que van desde el descuido de la vida espiritual a la adopción, por parte de algunos religiosos, de modos y actitudes propios de los laicos (pág.64). Arrupe invita a la Asamblea a tener en cuenta los deseos del Pontífice (pág.66).

Sin embargo, la disidencia alcanza a todos los ámbitos de la Compañía. Contra la encíclica Humanae Vitae se posicionan la Universidad Gregoriana de Roma, la revista italiana La Civiltà Cattolica o America, publicada en los Estados Unidos. También teólogos como Karl Rahner o el profesor de Etica de la Gregoriana, José María Díez Alegría, que publica un libro en el que niega la infalibilidad pontificia y abandona la Compañía. El autor publica una relación de los teólogos jesuitas que han incurrido en la censura vaticana (págs.362-363). También las Universidades jesuitas son vistas con sospecha y "ya no se podía tener por segura la identidad católica de sus enseñanzas" (363).

En el año 1979 triunfa la revolución sandinista en Nicaragua y sacerdotes de la Compañía participan en el Gobierno (pág.176). Publican el libro "Teoría y práctica revolucionaria en Nicaragua: curso breve de marxismo" (pág.178). Mientras tanto, en El Salvador tiene lugar una guerra civil; es asesinado el P. Rutilio Grande (1977) y la Universidad de los jesuitas de San Salvador se encuentra en el ojo del huracan de las críticas. Durante el mandato del P.Kolvenbach los jesuitas de la Universidad Simeón Cañas de El Salvador serían asesinados.

Arrupe se nos presenta como un hombre que tratarara de apagar fuegos en todos los continentes pero no alcanzara a extinguirlos. Mientra tanto, en la Curia vaticana y aún dentro de la Compañía hay voces que piden que ejercite su autoridad de Superior General. Arrupe no lo va a hacer, limitándose a formular recomendaciones. Por ejemplo, no será hasta 1982, durante el interregno del P.Dezza, cuando se prohiba a los jesuitas participar en los partidos políticos y asumir roles directivos dentro de los mismos (pág..213).

Es imposible resumir los problemas que se le ofrecen a la Compañía tal como los detalla el autor. Leemos incluso como el P.Vicent O'Keefe, asistente y probable sucesor de Arrupe, había hecho declaraciones a un diario holandés "en las que se había declarado favorable a la regulación de los nacimientos, el celibato sacerdotal opcional y el sacerdocio de las mujeres" (pág.201). Estas manifestaciones aterran al papa Albino Luciani, que tenía preparada una carta al respecto para el General de los jesuitas, que no pudo hacer pública por la brevedad de su Pontificado.

En 1981 el P.Arrupe sufre un derrame cerebral que lo incapacita y nombra su Vicario General precisamente al P.O'Keefe (pág.202). Este nombramiento provoca la decisión de Juan Pablo II de nombrar un delegado papal para el gobierno de la Compañía, en la persona del jesuita P.Dezza (págs.204 y ss). A partir de ese momento, y posteriormente con el sucesor de Arrupe, el P.Kolvenbach (1983-2008), va teniendo lugar la recuperación de la Compañía. El autor detalla los pasos que se dan de cara a recuperar la disciplina y la rectitud doctrinal ("sentire cum Ecclesia"), la dimensión sacerdotal y comunitaria de la vocación del jesuita, su espiritualidad y disponibilidad para la misión.

La lectura de este libro es instructiva pero muy amplia, ya que abarca cincuenta años de historia detalladamente narrados. Es la historia de una crisis que no sólo afectó a la Compañía de Jesús, sino también a sectores muy amplios de la Iglesia Católica.

 

 

Imagen de aita

Un trabajo lleno de esperanza y de fervor hacia la nueva Compañía de Jesús que ha ido desarrollándose en los últimos años. Leer artículo 1 >>, leer artículo 2 >>, leer artículo 3 >>, leer artículo 4 >>