No llores por un beso

La periodista Gina Kane recibe un correo electrónico de una tal «CRyan» describiendo la «terrible experiencia» que vivió mientras trabajaba en la famosa cadena de noticias REL News. «Y no me pasó solo a mí», afirma. Gina intenta ponerse en contacto con Ryan, pero, cuando esta no responde a sus mensajes, descubre que la joven ha muerto en un trágico (y extraño) accidente.

Michael Carter, un abogado que trabaja para REL News, se encuentra en una situación muy incómoda: varias empleadas han sufrido acoso sexual por parte del presentador estrella de la cadena, y ahora Carter tiene que comprar su silencio. Es una estrategia arriesgada, pero, si juega bien sus cartas, podría acabar haciéndose rico. Con la fecha de salida a Bolsa de la empresa cada vez más cerca, los intentos de Carter de impedir que el escándalo se haga público son solo comparables a la férrea determinación de Gina Kane de conseguir que todo salga a la luz. 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2020
448
978-84-01-02399-6

Traducción de José Serra Marín

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de amd

Novela de investigación y suspense, perteneciente al subgénero de la novela negra. Se trata de la última obra publicada en español de la célebre escritora Mary H. Clark, fallecida recientemente, el 31 de enero de 2020. Ambientada en la época actual, la acción se desarrolla en su mayor parte en la ciudad de Nueva York, y refleja la corrupción y la inmoralidad en el ámbito empresarial de las grandes multinacionales. Aunque abundan los personajes masculinos que juegan un papel esencial en la trama, la protagonista (como es frecuente en las novelas de Clark) es una mujer fuerte e independiente: en esta ocasión,  la periodista Gina Kane, que arriesgará su vida para publicar la verdad sobre el caso investigado. Graduada en Periodismo, la joven escribe artículos de investigación para la “Empire Review” y, especialmente, trabaja en temas que versan sobre el mundo empresarial y financiero. Tras recibir un correo electrónico de CRyan sobre una terrible experiencia de acoso sexual en la agencia REL News, sus indagaciones llevarán a la periodista a descubrir un entramado de sobornos y chantajes, depravación e inmoralidad al más alto nivel dentro de la empresa. Como ha afirmado la crítica sobre esta última publicación: «Puede que los asesinatos y el caos sean el hilo conductor de sus novelas, pero en el corazón de cada una de ellas siempre hay un personaje que recuerda a la autora: una heroína que torna las dificultades a su favor y mantiene a los lectores al borde de sus sillas».

La obra se estructura en tres extensas partes más un breve epílogo, situado cuatro meses después. En la primera parte, la acción tiene como protagonista a Gina y sus primeras investigaciones; mientras que la segunda parte se centra en el abogado de REL News, Michael Carter, y los hechos ocurridos en la agencia de noticias; ambas tramas confluirán en la tercera parte con un final precipitado y siempre sorprendente. Como es frecuente en las novelas de la autora, los capítulos suelen ser breves con frecuentes espacios en blanco, de tal forma que la lectura es sencilla, amena y fácil de seguir.

En cuanto al estilo, aunque la narración está en tercera persona para mantener la objetividad, la autora utiliza con frecuencia el estilo indirecto libre para dar a conocer el pensamiento de los diferentes personajes, y así ayudar al lector en el seguimiento de la investigación y en la identificación de los posibles culpables. Por todo ello, Mary H. Clark está considerada como una de las representantes más destacadas de la novela negra actual. Conocida como la “reina del suspense”, sabe crear en sus obras una tensión creciente haciendo pensar al lector que varios personajes son los culpables. Hija de inmigrantes irlandeses, de religión católica, decidió no incluir en sus historias ni sexo explícito ni violencia; por esta razón, aunque sus libros son para adultos, han tenido también una amplia acogida entre el público juvenil.