Todo lo que vale

Tim Gautreaux vuelve a sorprendernos con esta nueva serie de relatos publicados originalmente en Atlantic Magazine y recopilados más tarde en el libro Welding with Children que da título al primer relato. Todo lo que vale son pequeñas piezas maestras llenas de humor y de ternura que narran las vidas anónimas de los entrañables personajes que componen el tejido social y emocional del entorno rural de Luisiana.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2021
249
9788417118754

Traducción de José Gabriel Rodríguez Pazos

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.75
Average: 3.8 (4 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

4 valoraciones

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de grpazos

Artículo (El Español) y reseña (Aceprensa) de Joseluís González:

Imagen de amd

Magnífica selección de once relatos, ambientados en Luisiana en la época actual. Como es frecuente en sus obras, Tim Gautreaux presenta historias variadas de la gente del pueblo: pueblos pequeños, del entorno rural, pobres, destartalados, donde todos se conocen y se critican, pero también se ayudan. Así, afloran en los relatos las relaciones familiares y de amistad, los vínculos entre la vecindad, las visitas inesperadas: un abuelo que debe cuidar de sus nietos, un sacerdote que vive para sus feligreses, un grupo de ancianos que se entretiene jugando a las cartas… Hombres y mujeres, entrados en edad, curtidos por los años, por duras vivencias, por experiencias extremas, preparados para enfrentarse a cualquier adversidad. Juntos o por separado, pueden encarar cualquier obstáculo, aunque la recompensa (si la hay) sea una sola palabra, una presencia, un gesto de ternura, una sonrisa.

Con un estilo magistral, lleno de humor e ironía, Gautreaux descubre vidas particulares que se convierten en historias universales de la esencia del hombre, dignas de cualquier espacio y tiempo: luchar por la familia, investigar las causas últimas de los hechos, atrapar al culpable, ayudar con generosidad, simplemente hacer el bien. Porque, como afirma uno de sus personajes, “quienes son capaces de hacer cosas bien y no las hacen crean un vacío en el mundo que llenarán aquellos que son capaces de hacer cosas mal y las hacen” (p. 140).  Una obra muy recomendable para todas las edades.

Imagen de cattus

 

Tim Gautreaux es un gran narrador, que destaca en el relato más o menos corto. Tiene su propio mundo, el de Lusiana, que conoce y describe con gran detalle, tiene una especial sintonía con máquinas de todo tipo y su uso, que describe con maestría y sin aburrir al lector, pues forman parte de la trama. Nos presenta a unos personajes muy corrientes, con virtudes, defectos, jóvenes, ancianos, hombres y mujeres maduros, etc. Son protagonistas llenos de humanidad, incluso en los "malos" hay algo que mueve a compasión o incluso a disculpa, porque la vida no es fácil. Hay, además, un trasfondo católico expuesto con naturalidad. Y luego está la calidad de la prosa, muy viva, variada, con buenas descripciones, excelentes diálogos, toques de humor. Me parece que el autor es un maestor de los símiles o comparaciones, originales y sorprendentes. En este libro, los temas de los relatos son variados, pero hace hincapié en varios en personas mayores (algunos padecen demencia senil), ancianos y nietos, etc. Hay que elogiar la cuidada traducción de Gabriel Rodríguez Pazos.

Imagen de acabrero

Una vez más Tim Gautreaux me ha fascinado. En este libro, el último traducido, encontramos once relatos a cuál más interesante. Como siempre, la capacidad de describir, las comparaciones, la descripción de cada persona que aparece, es fantástica. Son once historias que solo tienen en común el lugar en donde se sitúan, como siempre Luisiana. Solo puedo decir que me quedo con el deseo de releerlos, porque el único problema de pasar de un relato al otro, tan distintos, es que el lector se queda con la impresión de dejar de lado a unos protagonistas para entrar en otra historia distinta. Cada relato tiene una fuerza propia que pide volver sobre ella. Como siempre, muy recomendable. Leer artículo >>

Imagen de grpazos

La Huerta Grande vuelve a poner a disposición del público hispanohablante una magnífica colección de cuentos de ese maestro del género que es Tim Gautreaux. En la línea del primer volumen de relatos El mismo sitio, las mismas cosas, Gautreaux nos presenta a personas corrientes en las circunstancias más o menos duras a las que se ven abocados. Con humor, una enorme ternura y, siempre, con una puerta abierta a la esperanza y a la posibilidad de redención, el autor dibuja en once relatos un contexto vital con el que el lector se siente en muchos momentos identificado. Una prosa impecable, un cuidado ritmo narrativo y el aroma poético que impregna el texto hacen de la obra una auténtica delicia para los amantes de la buena literatura. La cuidadísima edición de La Huerta Grande convierte al libro en una pequeña joya.