Un largo camino

En el año 1939, Rawicz, un joven oficial de caballería polaco, fue arrestado por los rusos y enviado, después de brutales interrogatorios, al inhóspito campo de concentración 303, en el corazón de Siberia. Consciente de que permanecer allí hubiera significado una muerte segura, organizó su escapada junto a otros seis compañeros.

Así, en la primavera de 1941, con unas pocas provisiones robadas, y con una rudimentaria ropa de abrigo, dirigieron sus pasos hacia el sur a lo largo de las nevadas extensiones siberianas... Tras cruzar la vía del Transiberiano, se adentraron en Mongolia, llegaron al terrible desierto del Gobi y atravesaron las montañas del Tíbet. Nueve meses más tarde, consiguieron alcanzar la libertad al llegar a la India en marzo de 1942, después de haber cruzado a pie las regiones más salvajes del mundo en su largo camino hacia la libertad.

La historia de Slavomir Rawicz es una de las aventuras reales más apasionantes de todos los tiempos; una gesta llena de heroísmo y lucha por la supervivencia. Su huida a pie a lo largo de más de 6.000 kilómetros es un ejemplo del valor y la fuerza del espíritu humano.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2012
368
978-84-9840-777-8

Colección:Astor
Encuadernado: Rústica
Traducción: Gabriel Rodríguez Pazos

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.75
Average: 3.8 (4 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

4 valoraciones

Libro del mes: 
Marzo, 2013

Comentarios

Imagen de acabrero

Es esta una historia fantástica donde brilla la naturaleza del hombre que ama la libertad. Creo que solo por eso este libro merece haber sido escrito. La historia es real y quizá haya otras parecidas, pero esta ha sido escrita por uno delos protagonistas y hace que el lector se estremezca ante tanta capacidad de lucha. Quizá sobre todo como contraste, al lado de tanto joven inmaduro en nuestro entorno occidental, seguir en este libro paso a paso las aventuras de estos prófugos es verdaderamente apasionante. Son muchos los valores positivos que encontramos en este grupo humano lo que hace que una historia que podría ser durísima y trágica se convierte en la historia de superación de unos hombres de fe, valientes, con un gran amor por la vida. La mayoría de los presos de aquel horrible campo de concentración prefieren una vida de esclavitud, donde lo único que tienen es una ración de pan al día y una estufa en la galería donde viven. Los protagonistas de esta espléndida historia se dejan la piel por la libertad. La lectura engancha en todo momento. El libro está muy bien escrito y muy bien traducido.