Una historia diferente

Una poética historia que nos habla de la diferencia y el respeto, que nos propone un viaje interior por los sentimientos y emociones de dos personajes que aparentemente no tienen nada en común.

Las ilustraciones de Adolfo Serra nos envuelven en una atmósfera expresionista repleta de detalles, mezcla de técnicas que nos muestran el profundo universo interior de sus protagonistas. Una deliciosa metáfora para hablar de nuestras diferencias y similitudes, miedos y fortalezas.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2017
32
978-84-946308-3-5

Ilustraciones del autor

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de amd

Álbum ilustrado sobre las semejanzas y diferencias entre los seres vivos. Los protagonistas son dos animales: uno grande, el rinoceronte, y otro muy pequeño, el escarabajo "rinoceronte". En algunos aspectos, los dos se parecen mucho, pero en otros son totalmente diferentes. Y, a pesar de sus diferencias, algún día estos seres pueden llegar a encontrarse, observarse y comprender que realmente son parecidos y, al mismo tiempo, únicos.  

El autor de la obra, tanto del texto como de las ilustraciones, es Adolfo Serra, reconocido ilustrador y creador de libros, especialmente en el ámbito de la literatura infantil y juvenil. Junto a unos textos sencillos, ha elaborado unas preciosas ilustraciones que son una mezcla de varias técnicas, entre las que destaca el collage y los dibujos a carboncillo. Se trata de imágenes amplias que ocupan la doble página y que ofrecen diferentes lecturas e interpretaciones. En ellas, predomina el color y el tamaño para mostrar de forma amena y divertida la flora y la fauna con sus características peculiares, pero también con sus similitudes.   

En esta ocasión, ha querido realizar “una historia diferente” con la siguiente dedicatoria para los pequeños lectores: “Para ti, que alguna vez te has sentido un bicho raro”. Porque, como afirma el autor, ilustrar es decidir, contar, observar y, sobre todo, sentir: “La experiencia de leer imágenes implica desarrollar en la mente lugares, construir historias, generar una narración, dotar de movimiento a unos personajes. Pero también supone verbalizar esa imaginación, darle forma, poner palabras, es un acto de contar y compartir. Ya sea un lector adulto o un niño”.