Crónicas del Señor de la Guerra

"La Britania del siglo V se tambalea al borde del precipicio: el recuerdo de la civilización romana es cada vez más lejano, los dioses paganos ceden ante el avance del credo cristiano, los sajones amenazan en las fronteras. La supervivencia de los aguerridos reinos de Britania se funda en una precaria unidad encarnada por Uther Pendragon, el rey supremo. Pero el rey desaparece y deja el trono vacante cuando el heredero no es más que un niño de pecho. Sólo un hombre puede preservar la unidad entre los reinos y frenar el avance sajón. Ese hombre es Arturo, soldado, protegido del mago Merlín, hijo ilegítimo de Uther. Pero, expulsado por su propio padre, vive en un exilio involuntario."

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2001
425

Crónicas del Señor de la Guerra III, EXCALIBUR
Tapa dura, buen tamaño de letra, traducción de Concha Cardeñoso

2001
444

Crónicas del Señor de la guerra I, EL REY DEL INVIERNO
Tapa dura, traducción de Concha Cardeñoso

2001
416

Crónicas del Señor de la Guerra II, EL ENEMIGO DE DIOS
Tapa dura, traducción de Concha Cardeñoso

Valoración CDL
2
Valoración Socios
3
Average: 3 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de Derfel

Sinopsis "EXCALIBUR":

Arturo ha sobrevivido, pero su matrimonio con Ginebra está destrozado y a los sajones se les presenta la oportunidad de derrotarlo, a él y a los britanos, de una vez por todas. Bernard Cornwell cuenta la historia de esa guerra, de su momento culminante y de la terrible batalla de Monte Badon, de la gloria de Arturo y de los años siguientes, cuando por fin este es libre para convertir su sueño en realidad. Nos habla de un amor destrozado y recuperado, pero también de enemigos más sutiles que cualquier lancero sajón. Merlín y Nimue aún creen posible el regreso de los dioses a Britania y están en posesión de los trece tesoros que mandan sobre dichos dioses. Cuando Merlín fracasa en su primer intento, Nimue toma el relevo y sus ambiciones cobran un ímpetu despiadado. Mordred, el rey desdeñado, encuentra su propio poder y se alía con Nimue para llevar a Arturo a la destrucción.

Imagen de Derfel

Sinopsis de "EL ENEMIGO DE DIOS":

Después de una terrible época de precariedad y batallas, el bravo guerrero Arturo ha logrado instaurar la paz y la unidad entre los reinos britanos, y todo parece apuntar a una felicidad perpetua: el trono de Mordred está a salvo, Ginebra lleva en su entraña al hijo de Arturo, Lancelot está a punto de casarse. Pero Arturo, con su arrogancia de soldado, ha desdeñado la influencia de los caprichosos dioses paganos y de su alido Merlín. Este trata de reunir los trece objetos sagrados esparcidos por toda Britania para restituir el imperio del caos y expulsar a los sajones. ¿Cuándo podrán el bien y el orden imperar en la isla? Los sufrimientos de Arturo parecen no tener fin, sus adversarios son tenaces, pero el rey persevera en el cumplimiento de los altos ideales de la moral caballeresca.

Imagen de Derfel

Dejando de lado la novela fantástica, Cornwell nos ofrece una novela cercana a lo que podríamos denominar histórica. El relato nos da una visión diametralmente opuesta a lo que tradicionalmente estamos acostumbrados a leer o escuchar sobre el mundo artúrico. En el primer tomo la acción transcurre en la Britania del siglo V, en un momento en que la romanización, fruto de la invasión, va desapareciendo, al mismo tiempo que se produce un rebrote de la religión tradicional, pero, a la vez, las dos retroceden ante el empuje de un cristianismo pujante y obsesionado por controlar el poder. Un relato plagado de traiciones, conjuras, contraalianzas, políticas enrevesadas, batallas que se deciden por el cambio de alianzas, y muerte. Todo ello narrado por Derfel, personaje que participa activamente en las aventuras de Arturo. Estas son sus primeras líneas: "Érase una vez una tierra llamada Britania en la que sucedieron estos hechos. El obispo Sansum, a quien Dios habrá de bendecir por encima de todos los santos vivos y muertos, opina que estas memorias tendrían que ser arrojadas al pozo sin fondo junto con las demás inmundicias de la humanidad caída, porque son la historia de los últimos días antes de que la gran oscuridad se abatiera sobre la luz de Nuestro Señor Jesucristo. Son las crónicas del país que llamamos Lloegyr, que significa Tierras Perdidas, otrora nuestro suelo y conocido ahora como Inglaterra por nuetros enemigos. Son los relatos de Arturo, Señor de la Guerra, el Rey Que No Fue, el Enemigo de Dios y, que Cristo vivo y el obispo Sansum me perdonen, el mejor hombre que jamás he conocido. ¡Cuánto he llorado a Arturo!"

Al final del libro se incluye una explicación del autor sobre la "verdad histórica" que rodea esos sucesos, que es de gran utilidad para ubicar en su contexto los supuestos acontecimientos.

El título del primer tomo es "El Rey del invierno". Le siguen "El enemigo de Dios" y "Excalibur".