Villanueva

Moderador: Ángel Cabrero.

Centro Universitario Villanueva. Costa Brava 2, Madrid.

Cuarto martes de mes, a la hora del almuerzo. (24 de enero)

Enero, 2017

Dulce hogar

Canfield Fisher, Dorothy

Novela de tesis protagonizada por los miembros de una familia norteamericana que vive en una pequeña ciudad próxima a Nueva York. El marido, un estudiante universitario de literatura que dejó sin terminar la carrera al contraer matrimonio, trabaja de administrativo en un establecimiento comercial, donde se siente menospreciado e inútil y corre el riesgo de ser despedido.

Comentarios

Imagen de José Ignacio Peláez Albendea

Magnífica novela de una escritora norteamericana que vivió en la primera mitad del siglo XX, amiga de Wila Cather y de otros escritores relevantes de su época, poco conocida en nuestro país, que merece ser rescatada y editada de nuevo. Hasta ahora, no había sido traducida al español y lo ha hecho el profesor Gabriel Rodríguez Pazos, con un excelente lenguaje que incorpora giros coloquiales y expresiones que dan viveza y frescura al relato; un acierto de traducción y de la elección de este libro para ser editado en castellano por primera vez.

La novela plantea problemas muy actuales hace... un siglo, y los resuelve de un modo muy actual: el trabajo de la mujer en el hogar, un verdadero e intenso trabajo que exige la puesta en acción de muchas competencias y virtudes; y el desempeño por ella de un empleo fuera del hogar, para el que está plenamente capacitada.

Pero plantea también -y lo resuelve con acierto- el papel del padre de familia en el hogar y en la educación de los hijos. Afronta con sutileza y vigor narrativo y con un conocimiento profundo varias cuestiones importantes en la educación de los hijos: la sicología de los niños, el camino hacia la vida adulta de los adolescentes, las diferencias de modos de sentir y crecer entre los chicos y las chicas, el papel insustituible del padre en el acompañamiento hacia un maduro ejercicio de la libertad por parte de los hijos...

La autora se interesó por los movimientos pedagógicos de principios de siglo, particularmente por el método Montessori, y la novela, que atrapa desde el principio porque es ante todo una narración, no un ensayo, ayudará a las personas que tienen tareas educativas, profesores y padres de familia, a conocer mejor el mundo interior de la infancia y de la adolescencia, y cómo ayudar a crecer a los niños y jóvenes, respetando su modo de ser y su libertad.

Imagen de cattus

Excelente novela, bien traducida por José Gabriel Rodríguez Pazos, sorprendente si se tiene en cuenta que se escribió en los años veinte del siglo pasado. Tiene, además de lo que se dice en los comentarios anteriores a este, interesantes enseñanzas pedagógicas sobre la educación de los hijos, así como reflexiones sobre el sentido del trabajo.

Imagen de acabrero

Brillante. Sorprendente. Me ha recordado a las castas de los hindúes. Al hombre le toca trabajar fuera y a la mujer en casa. Hace un siglo, cuando se escribió esta novela, eso era inamovible, como las castas en la India. Esto ya ha cambiado casi totalmente en Occidente, pero lo que llama la atención es cuándo se escribió este libro. Era impensable que el hombre fuera el amo de su casa y el educador de sus hijos. Era muy poco normal que las mujeres fueran directivos en una empresa. Todo eso ha cambiado en gran parte. Ahora lo más llamativo es que los dos deben trabajar, con lo que se manifiesta el otro problema que está presente en esta novela. Los padres no están en casa para cuidar de los niños. El hijo pequeño de una compañera de trabajo en la universidad le dijo en una ocasión: mamá, ¿por qué en lugar de pagar con tu trabajo a una mujer que esté con nosotros, no dejas de trabajar y te quedas tú? Me parece que este es el tema más al rojo vivo. Los niños de la familia Kannap dejaron de ser débiles y enfermizos cuando tuvieron alguien cerca que les entendía. Y eso no se consigue con un paseíto los domingos. Me parece que este libro levanta una liebre importante, aun cuando pueda parecer que el tema fundamental se ha pasado ya de moda.

Imagen de grpazos

Como bien se dice en la sinopsis, se trata de una novela sorprendente por lo actual de los temas que plantea, después de casi un siglo de su publicación. La escritora demuestra un gran dominio de la técnica narrativa y consigue un texto muy sólido en que la trama cautiva al lector desde el primer capítulo hasta el final. Dulce hogar interpela al lector y consigue que se cuestione muchos planteamientos que quizá había dado por hechos. Magistrales algunas de las escenas en las que se retrata la relación entre el padre y sus hijos, de una ternura desbordante. Novela deliciosa y muy recomendable.