Archipiélago Gulag. Volumen I

Archipiélago Gulag era el nombre de la red de campos de internamiento y de castigo soviéticos donde fueron recluidos millones de personas durante la segunda mitad del siglo XX. En este monumental documento, solzhenitsyn, que estuvo confinado en uno de esos campos, reconstruye minuciosamente la vida en el interior de la industria penitenciaria en tiempos de la Unión Soviética, y su disección se convierte en un viaje a través del miedo, el dolor, el frío, el hambre y la muerte, con los que el régimen totalitario acalló toda disidencia. Con este primer volumen, al que le siguen dos más, se inicia la traducción íntegra, por primera vez en nuestro idioma, de este legendario testimonio –redactado entre 1958 y 1967– que estremeció los cimientos del totalitarismo comunista.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
824
2002
811

Dos volúmenes. Editado para EL MUNDO.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de tajamata

El que merece el premio nobel es el que sea capaz de acabarse el libro. Yo conseguí terminarlo,pero haciendome una violencia inusitada.ES largo,farragoso y con una estructura que dificulta la lectura.
Pero el contenido es interesante,denuncia la brutal represión estalinista en particular y marxista en general. Muy criticado por la progresía militante cuando fué editado.

Imagen de enc

El libro está concebido como un testimonio histórico: "la voz de los que ya no podrán hablar", algo parecido a la Soah judía. Por lo tanto no es propiamente un libro de lectura, sino de denuncia y de memoria histórica. Una vez caído el régimen soviético la importancia de la denuncia es menor. Sin embargo tiene valor como medio de recordar lo que fueron el comunismo y propiamente el estalinismo. Algunos de los relatos aún hoy tienen valor. Por ejemplo la persecución de los bautistas, secta protestante de contenido pacifista, que eran condenados sistemáticamente a los campos. Solzhenitsyn recuerda como una noche se reunió con ellos y escuchó como alguien leía la Biblia. Era imposible leer en la oscuridad total, hasta que se dió cuenta de que, quien fuera, estaba recitando de memoria el libro sagrado. El testimonio de estos creyentes contrastaba con la postura acomodaticia de algunas jerarquías de la Iglesia oficial Ortodoxa, tal como denuncia el autor. Esta colaboración entre el Régimen y la Iglesia Ortodoxa fue concertada en tiempos de Stalin y se mantuvo con el tiempo. Las obras de Solzhenitsyn son demasiado amplias, densas, y por eso han pasado demasiado pronto al olvido, pero no hay que menospreciar el testimonio creyente del autor que se encuentra desperdigado entre sus páginas.

Imagen de wonderland

Archipiélago Gulag es un premio novel. Muy largo, y el modo en que está escrito dificulta mucho la lectura, se hace muy denso. La realidad que transmite es dura: las deportaciones de Rusia con las personas que no estaban de acuerdo con el sistema comunista y que eran consideradas traidoras por no pactar con las ideas del Estado. Se narra cómo se llevaban a cabo los arrestos y la realidad de los campos de concentración. Resulta muy duro y cuesta muchísimo acabarlo por el modo en que está escrito. Rocio Meca