Como un río de fuego

¿Qué pasó en la diócesis de Madrid-Alcalá entre julio de 1936 y abril de 1939? El presente libro aporta las reconstrucción de una parcela poco conocida: la Iglesia de las Catacumbas durante esos años, viviendo en verdad como Diócesis en el exilio, y la diligente e interesantísima reconstrucción en medio de las persecuciones, según afirma el profesor F.Suarez en el Prólogo.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1998
324
9788489893207
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.5
Average: 3.5 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de JOL

¿Qué pasó en la diócesis de Madrid-Alcalá entre julio de 1936 y abril de 1939? El presente libro aporta las reconstrucción de una parcela poco conocida: la Iglesia de las Catacumbas durante esos años, viviendo en verdad como Diócesis en el exilio, y la diligente e interesantísima reconstrucción en medio de las persecuciones, según afirma el profesor F.Suarez en el Prólogo.Mucho se ha escrito sobre este triste período de nuestra historia, pero la obra de Alfaya aporta datos actualizados y completos, sobre la diócesis de Madrid-Alcalá, sobre el modo de vida de los creyentes al estilo de las catacumbas, la actividad sacrificada del obispo y sus vicarios, de la Curia y los sacerdotes, y de tantos seglares heroicos que se jugaron la vida de continuo, actuando todos ellos como iglesia clandestina.
Vemos lo terriblemente sangrienta que fue la persecución religiosa a clérigos, religiosos y seglares, la destrucción sistemática de los templos, etc., demostrando con datos que las cifras de víctimas sacerdotales y de mártires, barajadas hasta ahora, resultan bastante menores de las reales, como muestra el documentado Apéndice al final del libro. Sin embargo no se trata de una obra más sobre Guerra civil con afanes de denuncia y quizá de revancha, porque expone la vida cristiana real de la Iglesia de Madrid-Alcalá en ese periodo, mostrando que la fe se vive aun en las peores condiciones. Sirva como dato las 600 comuniones que se distribuyeron el día del Corpus de 1938 en diversos lugares, y el culto habitual en la llamada Catedral de la c/ Hermosilla. Interesará a la mayoría de las personas -más si vivieron esos años-, no para seguir en la triste dinámica de las dos Españas, sino para no perder la memoria, es decir la identidad cristiana.
Esta obra tiene en cuenta otras bien conocidas, sobretodo las de Montero, Arrarás, Redondo, pero se centra en la diócesis de Madrid-Alcalá, actualiza datos y aporta otros nuevos. El autor ha sabido hacer un buen resumen divulgativo, que omite el aparato crítico, para que el gran público pueda conocer en vivo este importante periodo de nuestra reciente historia.