Cuento de Navidad

Relato de fantasmas que ha gozado del favor del público desde el mismo momento de su aparición, este libro narra la inquietante noche que en la víspera de esta festividad pasa Ebenezer Scrooge -anciano miserable y tacaño, que es una de las más acabadas representaciones del avaro de la historia de la literatura y otro de los inolvidables personajes de la amplia galería dickensiana- de resultas de la visita del espectro de su antiguo socio, Jacob Marley. Éste hace desfilar ante él la visión de los espíritus de las Navidades pasadas, presentes y futuras, imprimiendo así en su existencia sobrenatural, la caricatura, la inquietud social y el sentimiento conseguida por Charles Dickens en esta narración, hace que mantenga intacta aún hoy su capacidad para conmover y hacer disfrutar.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2004
128
9788431671679

También título: "Cuento de Navidad".

2006
308
9788428529808
Valoración CDL
4
Valoración Socios
4
Average: 4 (15 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

15 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de Belén_H_S

Charles Dickens es uno de los escritores más conocidos de la literatura universal.
Cuando publicó Canción de Navidad, se convirtió rápidamente en un clásico de la narrativa infantil. Es un libro que todos tendrían que leer cuando se acercan estas fechas para aprender el verdadero sentido de la Navidad ya que nos hallamos inmersos en una época de verdadero consumismo donde los valores tradicionales cada vez se pierden más.
La obra nos cuenta la historia del viejo Scrooge, un personaje mezquino y avaro, un personaje solitario de carácter duro y reservado. Un personaje a quien nadie le tiene la más mínima simpatía debido a su carácter tosco e insoportable. El viejo realmente aborrecía las navidades y la alegría que estas fiestas despertaban en los demás. Pero aquel año sucedió algo insólito, cuando el viejo Scrooge se acostó por la noche... se le aparecieron tres fantasmas, los fantasmas de las navidades pasadas, presentes y futuras. Los tres fantasmas enseñaron al viejo avaro como había vivido él las Navidades de años pasados. Como vivía la gente que le rodeaba, las navidades: su escribiente, una persona muy pobre con su pequeño hijo enfermo aun daba gracias por lo poco que tenían y eran felices, su sobrino la única familia que le quedaba al viejo. Y le mostró la soledad que padecería en las Navidades próxima sino cambiaba de actitud. Todo ello hizo reflexionar al viejo Scrooge y cambió su actitud, nadie le reconocía, no era el viejo avaro y desalmado de siempre al contrario era una persona afable y bondadosa.

La historia del viejo Scrooge nos da una verdadera lección de humildad, nos enseña a conformarnos con lo que tengamos ya sea poco o mucho, nos enseña a compartir con los que tienen menos que nosotros y a no dar tanta importancia a las cosas materiales, a lo que tenemos o dejamos de tener y más importancia a los sentimientos, a los buenos sentimientos, a querer a los que nos rodean sean como sean, por distintos a nosotros que puedan parecernos.

Imagen de angela

Las buenas intenciones suelen producir mala literatura, decía Flaubert, pensando sin duda en las obras moralizantes. Canción de Navidad es una gloriosa excepción al aforismo. Escrito bajo el peso de las ideas sociales de Dickens, concebido tal vez como una fábula moral para una época, una sociedad y un país determinados, este «villancico en prosa» ha trascendido sus límites para conmover y entusiasmar a los lectores más exigentes de todos los tiempos. Uno de ellos fue Robert Louis Stevenson que, en un arrebato de entusiasmo, escribió estas palabras: «¡Qué hermoso es para un hombre haber escrito libros como ésos y llenar de piedad los corazones de las gentes!»