Detrás de los Espejos (Antología 1973-2010)

Antología poética de Francisca Aguirre, que acaba de ser galardonada con el Premio Nacional de las Letras, preparada por Manuel Rico. 

La de Francisca Aguirre (Premio Nacional de Poesía 2011) es una obra sólida, absolutamente personal, en la que confluyen tradición y novedad y en la que la estética no está reñida con una respiración moral, ética, entendida en su sentido más profundo. En la que la memoria de una infancia marcada por la posguerra convive con las incertidumbres de nuestro presente. Detrás de los espejos es una antología que nos ofrece un abanico completo del trabajo de creación de Aguirre. Una antología cuya lectura nos produce la sensación de estar no ante una compilación al uso, sino ante un único poemario dividido en capítulos distintos pero en el que se advierten los componentes esenciales que singularizan al poeta verdadero (a la poeta verdadera): la existencia de un mundo reconocible y compacto, visible desde la primera a la última página, y la progresiva interiorización de una poesía que, lejos de dispersarse, evoluciona por ahondamiento.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2013
92
978-84-92799-59

Edición cuidada, en rústica.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de cattus

Esta antología permite conocer la poesía de una buena escritora, menos conocida quizá que otros autores de su generación, como su marido, Félix Grande, Claudio Rodríguez, José Hierro, Umbral... Se nota la influencia de Antonio Machado y hay unidad en los diversos poemarios, porque los temas suelen repetirse con variados matices: la temporalidad, el pasado de la autora y su familia, la historia reciente de España, el sufrimiento..., en poemas cuidados, tanto por el ritmo, como por las imágenes, pero sin hermetismo, y con un trasfondo de cierta melancolía y con una mirada dolorida. Sin duda influyen las circunstancias de la vida de la autora, sobre todo la condena a muerte de su padre, cuando ella tenía doce años. Sin embargo, en estos poemas, no hay lugar para el odio ni para la venganza, sino más bien una llamada al perdón y a la solidaridad.