El jugador

Aleksei Ivanovich es el joven tutor de una familia rusa que viaja por el extranjero. Al presente, el adinerado general retirado Zagorianski y las personas a su cargo -su hermana Marya, su hijastra Polina, sus dos hijos de los que se hace cargo Aleksei- se hallan en la ciudad de Roulettenburg, a orillas del Rin, famosa por sus balnearios, pero también por sus casinos. A su alrededor se mueve una galería de personajes desarraigados y trashumantes, como el noble francés Des Grieux, el peculiar míster Astley o mademoiselle Blanche, algunos de ellos atraídos por la cercana posibilidad de que el general vea acrecentada notablemente su fortuna por una herencia. Un día, inesperadamente, Polina, de la que Aleksei está enamorado, le pide que apueste en el casino cierta cantidad por ella…

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2000
191
84-206-9066-7

Edición digital

2014
256
978-84-206-9066
2018
223
97884206-4194-2

sexta reimpresión, revisada.

Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.416668
Average: 3.4 (12 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

12 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de Pipa

Novela con trasfondo autobiográfico. El jugador (1866) refleja los dos grandes impulsos –el juego y la pasión amorosa- que dominaron la vida del escritor.
El protagonista es el narrador. Poco a poco te vas metiendo en la psicología de los personajes, descritos a veces como verdaderas caricaturas, pero con tintes de buen observador, como la figura de la abuela, a la que ya todos daban por muerta, pero allí aparece jugándose su fortuna. Siente el lector las fobias y los sentimientos positivos y negativos de Aleksei Ivanovich, que actúa por impulsos e interés. Tiene un talante manipulador.
Tiende al enredo. Es rápida y ágil.
Muestra la época de decadencia de la Europa grande. Gentes sin valores.  Ridiculiza a los franceses y alemanes, considera pendencieros a los polacos, y tiene cierta admiración por lo inglés.
Maravillosamente escrito, en realidad cuenta una experiencia personal.
El tema de fondo es el mal que produce la afición al juego. Empiezas por curiosidad, y te puede la avaricia y ambición, hasta el punto de poder llegar a perderlo todo sin remedio.

 

Imagen de acabrero

En la relectura, después de años, de este clásico de Dostoieswsky, se reafirma la impresión última de auténtica tragedia que deja la novela. En un contexto peculiar de una época, con unos personajes curiosos, mezcla de aristocracia rusa venida a menos y de franceses, ingleses, polacos, presentes con más o menos protagonismo, lo que queda en todos ellos es la codicia. Detrás de unas supuestas relaciones amorosas, está presente en todo caso el afán de dinero con un fondo de vida sin sentido ninguno. Hasta qué punto puede llegar a corromper ese afán desordenado queda patente de un modo gráfico y profundo en las excelentes descripciones de este genial autor ruso. En el comienzo de la historia, el lector puede encontrar cierta dificultad hasta que va colocando a cada personaje en su sitio, pero la impresión final es cierta e inevitable. Una de las novelas más breves de este autor, no desmerece de las demás.

Imagen de Manu

El mejor relato que conozco para conocer las experiencia de un jugador convulsivo

Imagen de amd

En 1866, a los cuarenta y cinco años de edad (en su plenitud literaria), Dostoievsky se encontraba en una situación económica desesperada: tras la muerte de su hermano Mijail, se había hecho cargo de su viuda y de sus cinco hijos. Su único recurso para salir adelante era aceptar varios compromisos editoriales que le obligaron a llevar un ritmo frenético de trabajo durante varios meses. Así, escribió simultáneamente "Crimen y castigo", por las mañanas, mientras que por las tardes dictaba una segunda novela no muy extensa a una taquígrafa, Anna Grigórievna, con la que contrajo matrimomino poco después. Redactada en tan solo tres semanas (del 4 al 29 de octubre del año citado), se llamó primitivamente "Ruletenburgo", pero se publicó finalmente con el título de "El jugador". La idea de escribir una novela sobre el juego parece datar de unos años antes: en 1862, el novelista tuvo un experiencia nefasta con la ruleta en los casinos de Wiesbaden, y en 1865 pierde todo lo que llevaba en un nuevo viaje a Alemania. Dostoievsky siente la necesidad de plasmar en el papel esta obsesión para librarse de ella, quiere objetivarla en un libro y considerarla un episodio ya pasado de su vida. Escrita en primera persona central, el protagonista Alexei Ivánovich, a modo de diario, va narrando sus vivencias, pensamientos, deseos más recónditos. Alexei es el reflejo del propio escritor: atolondrado, incongruente, supeditado al azar de la ruleta, no consigue superar su adicción. En la vida real, poco después de escribir esta novela, en abril de 1867, Dostoievsky huye de Rusia con su esposa y, nuevamente en Wiesbaden, vuelve a caer en el vicio del juego y lo pierde todo: ésta será la última vez que flaquee su voluntad. El novelista, como el mejor de sus personajes, logró liberarse de esta esclavitud, regenerarse, resucitar ... y "ser un "hombre".

Imagen de Pilarica

Estoy totalmente de acuerdo con los comentarios anteriores, pero quiero hacer hincapie en que es un gran clásico sobre el juego, en que se lee muy bien y sobre todo en la genialidad del autor que lo escribió en una semana y acuciado por su editor con el que estaba endeudado. Ante semejante perspectiva sólo un gran escritor crea una obra tan atractiva.

Imagen de Germán

Relato de indudable trasfondo autobiográfico, EL JUGADOR refleja los dos grandes impulsos que dominaron la vida de F. M. Dostoyevski. En medio de una galería de personajes desarraigados y trashumantes, que deambulan por la ciudad-balneario de Wiesbaden, la patética figura de Aleksei Ivanovich personifica el goce y la angustia del tipo humano que acaba por canalizar toda su capacidad de protesta en la pasión por el juego, vía de acceso, mediante el dolor y el envilecimiento, a una libertad vorazmente deseada.

Imagen de acabrero

Me pareció una novela genial. Hace ya tiempo que la leí y a pesar de todo tengo un recuerdo muy vivo de la fuerza que tiene la narración. Además de ser una de las mejores de este autor y sobre todo muy fácil de leer, creo que es útil para toda esa gente que pueda tener cierta afición excesiva por el juego. Siempre se aprende.

Imagen de marian

(Marian Vizcaíno): Una novela magistral muy breve sobre la pasión del juego (por lo visto el propio autor sufrió sus consecuencias). El estudio psicológico de los personajes es
fuera de serie. Merece la pena.