El llano en llamas

El llano en llamas está formado por diecisiete cuentos, intensos y con temática marcada por la violencia, la soledad y la muerte, que nos trasladan con gran agudeza de lo real a lo fantástico a través de un estilo poético para describirnos la problemática de la vida de los campesinos de Jalisco y la provincia jalisciense.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1988
184
2004
144

5ª impresión.

2016
264
978-84-376-3499

Colección: Letras Hispánicas

Valoración CDL
4
Valoración Socios
2.6
Average: 2.6 (5 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

5 valoraciones

Género: 
Libro del mes: 
Junio, 2010

Comentarios

Imagen de acabrero

Escribe Rulfo con una crudeza descarnada, contando cómo es el México del final de la revolución, en las zonas pobres del Llano. El desprecio por la vida está patente en todos estos cuentos, la religiosidad primitiva, revestida superficialmente de cristianismo, el desprecio por la mujer... A pesar de todo, la calidad del relato deja al lector como desconcertado, porque el autor le ha metido de lleno esa vida miserable, y la ve desde dentro, no la desprecia si no que la comprende. Describe la vida ruda de aquellos hombres, pero describe la realidad tremenda de aquellos años. Sin duda merece la pena la lectura.

Imagen de fcrosas

Desde el punto de vista estilístico es un portento en la creación de espacios y ambientes. Pero es de una tristeza y desolación casi infinitas... Hay que leerlo con el ánimo muy alto o con unos cuantos antidepresivos al lado...

Imagen de angela

En 1953, dos años antes de «Pedro Páramo», salió a la luz una recopilación de cuentos con el título de «El Llano en llamas». Los lectores del momento, como los de ahora, sintieron nacer en su interior las preguntas: ¿Quién es Juan Rulfo? ¿Por qué escribe lo que escribe, tanta desolación, esa prosa tan severa y cargada de dolores, soledad y violencia? Esta edición ofrece el texto definitivo de «El Llano en llamas» corregido por la Fundación Juan Rulfo.