El misterio de la carretera de Sintra

El 20 de julio de 1870, el Doctor X. y su amigo F. (nunca conoceremos sus nombres) son secuestrados en la carretera que discurre entre Sintra y Lisboa. Los secuestradores pretenden que el doctor examine a un hombre que, sin embargo, ya está muerto y por el que X. no puede hacer nada. Ya en libertad, el Doctor se dirige en carta al periódico lisboeta Diario de noticias, por si algún lector puede aportar datos que conduzcan a la identificación de la víctima, del lugar y autores del crimen y posterior secuestro.

Se trata de una novela por entregas publicada en ese periódico, bajo la apariencia de un hecho real que, poco a poco, se irá aclarando.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1983
279
84-02-09790-1

Publicación original por entregas en 1870. En un volumen en 1884.

2010
376
978-84-96489-56
Valoración CDL
3
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

2
Género: 

Comentarios

Imagen de enc

Escrita a dos manos por Eça de Queiroz y su amigo Ramalho Ortigao, al parecer los autores tenían la intención de escribir cada uno un capítulo en forma de carta al periódico. La novela reviste esta forma durante pocos capítulos y resulta interesante ver cómo los escritores se van dando pie mutuamente para continuar la historia. No obstante este formato dura poco y los capítulos se van alargando para adoptar la forma de un relato normal, en el que desconocemos qué parte corresponde a uno y otro de los autores.

En algún momento las dotes deductivas del doctor anuncian a un detective célebre posterior, el británico Sherlock Holmes. El personaje central, la condesa W., nos remite a un gran estudioso del alma femenina, el austríaco Stefan Zweig. Los autores abundan en el desgarro y la desesperación que supone el adulterio para una mujer que nunca pensó dar un escándalo de dicha naturaleza. El ambiente de fondo es decimonónico, donde los acaudalados protagonistas viajan entre París, Niza, Nápoles o Alejandría, siempre en contacto con los británicos, que se enseñorean de los mares y las tierras gracias a su Marina y su Imperio colonial.

Novela prescindible, salvo por algunos rasgos de genio literario y un ambiente conseguido.