El olvido que seremos

El libro está narrado en primera persona y describe, desde la infancia a la madurez, la relación del autor (Colombia, 1958) con su padre, su patria, su colegio, los sacerdotes, y transita de la biografía al ensayo
El relato se centra en la personalidad del padre, que configura la de su hijo y le lleva a ver el mundo por sus mismos ojos. Médico, amigo de todos, dispendioso con el dinero, muy cariñoso con el narrador, es ensalzado, a la vez que se vitupera todo lo que aquél rechaza: la religión de rezos y sacerdotes, los malos métodos médicos institucionales de Medellín, etc. La narración es sincera y critica todo lo que considera oportuno, especialmente a los católicos y a ciertos sacerdotes, en los habituales tópicos: el sexo, mezclando verdades con mentiras, y tomando la parte por el todo y los defectos particulares como los de la institución; pero sabe darles un tono que los hace creíbles y, si no se leen con sentido crítico se les puede dar carta blanca. Las manifestaciones de piedad popular son ridiculizadas por su padre, hombre honrado, pero con una concepción muy subjetiva de la religión: como un santo laico. También hace una crítica de la injusticiasocial. Por otra parte, el libro se lee con fluidez, por narrar lo cotidiano, que se transforma en universal, y los problemas de ciertos lugares, análogos a otros muchos.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2010
274
84-322-5073-6
  • Encuadernación: Bolsillo
  • Colección: Novela
  • Idioma: Español
  •  
Valoración CDL
0
Valoración Socios
0
Sin votos
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4
Género: 

Comentarios

Imagen de aita

Una visión muy interesante de la vida cultural y política de Colombia a lo largo de la mitad del siglo XX.      Leer artículo...