El paseo

La vida de Robert Walser es una de las más apasionantes tragedias de la literatura centroeuropea de este siglo. Autodidacta, errante, finísimo estilista de la lengua alemana y provisto de una mirada capaz de destripar la realidad con la más suave ironía, Walser empleó los pocos años en que pudo escribir, entre 1904 y 1925, antes de sucumbir a una enfermedad mental de origen hereditario, en tallar exquisitas miniaturas acerca de una vida cotidiana poblada de personajes e impresiones que vienen de la noche cuando ésta es más oscura.
El paseo es una de esas miniaturas. Un poeta sale a pasear y ante su mirada se alternan la belleza de la vida y el absurdo de las convenciones de la sociedad, el sonido de una voz que canta y el espectáculo del gran teatro del mundo. Entre el sabor más crítico y la más pura de las reflexiones, El paseo es una espléndida muestra del arte de este autor tan admirado por escritores como Kafka, Thomas Mann, Musil, Canetti, Walter Benjamin o Claudio Magris, entre otros.
 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2001
80

Título original: Der spaziergang.

2016
88
978-84-16964-51
Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.8
Average: 3.8 (5 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

5 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de acabrero

Un relato llamativamente barroco, bastante artificial, que no es lo mismo que ficticio. No hay una historia, solo las observaciones de un hombre que se considera culto, de clase alta, educado, refinado, y va por la calle describiendo lo que ve con un lenguaje altisonante, como si tuviera que impactar a alguien. De hecho se supone que habla en voz alta, alagando de modo desmedido, a una joven que estaba tranquilamente cantando, de manera que cuando termina su perorata elogiosa, la joven no sabe qué decir, y lo que imagina el lector es que ella piensa “este señor está un poco loco”. No va a  ningún sitio y en la oficina de recaudación de la ciudad, en la que para, no sabemos bien por qué, le explica al oficial que él tiene que pasear, que no lo hace porque no tenga nada que hacer sino porque así se inspira, porque es escritor. Y le cuenta lo qué es un paseo y el otro queda un tanto desconcertado...

 

Imagen de Rubito

Narra un paseo de todo un día, por una alegre y bulliciosa ciudad, en la que se mezclan también ambientes de suburbio rural e industrial, para dar una visión llena de poética candidez a todos los aspectos de la vida. Situaciones, personas y cosas toman un carácter casi increible ante el puro realismo y minuciosidad de una reflexión llena de inocencia e ingenua ironía, cauce hacia una final desembocadura que hace intuir más profundas conclusiones..

Es una obra muy bella, rebosante de vitalidad y alegría a lo largo de su desarrollo, hasta que en las páginas finales se enfrenta, de un modo igualmente sincero y directo, con la rotundidad de la frágil y limitada naturaleza y existencia humana.