El río y la fuente

El río y la fuente es un relato biográfico de cuatro mujeres y de cuatro generaciones kenianas. Al hilo de sus biografías, la novela hace un retrato también de la historia de Kenia y de la evolución de una familia desde la cultura tribal hasta la civilización moderna

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2000
279
84-321-3315-2
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.833332
Average: 3.8 (6 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

6 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de JOL

Relata la vida de una saga familiar keniana -que no keniata- de los luos. La historia comienza con Akoko, mujer fuerte donde las haya, hija y esposa de jefe de tribu, con una categoría humana excepcional, que transmitirá a buena parte de sus hijos. Vemos el amor recio a la familia, la riqueza humana que suponen los hijos, el valor del trabajo, el respeto a los valores sólidos y tradicionales. Asistimos a la incorporación de sus descendientes a la educación, así como las ventajas e inconvenientes del desarrollo importado de Occidente. Varias hijas e hijos hacen estudios universitarios, saltando de la choza a las aulas, y con ello de la pobreza a un mayor bienestar externo: unas hijas centradas y otras descentradas…

El lector comprueba que el sentido de Dios está en el corazón humano antes que en las culturas y que el contacto con la naturaleza y la vida lleva a Dios. Las cuatro protagonistas son Akoko, su hija Nyabera, su nieta Awiti, y su biznieta Vera. Nyabera madura con el dolor y el sacrificio, recibe la fe en la misión católica, y atraerá a su madre e hijos al bautismo. Ellas mismas y sus descendientes, mujeres y hombres, logran armonizar en sus familias la tradición y la cultura occidental. Así vemos nacer, crecer y morir a los miembros de esta saga desde el comienzo del siglo XX.

Es una historia resumida que bien pudiera servir para el guión de película sobre el corazón de África y los valores para levantar el continente, y enseñar bastante a Occidente. Así llegaría esa emocionante historia a millares de espectadores.

Finalmente, este buen relato -quizá demasiado breve- merecería una edición mucho mejor, y sobre todo otra portada si la hubiera publicado Alfaguara, Cátedra, Planeta, Encuentro, Palabra, etc. etc. O incluso la misma Rialp, como ha hecho con el ensayo de Shalit, titulado “Retorno al pudor”. ¿Por qué esas enormes diferencias?

Imagen de Mon

La novela arranca con la vida de Akoko, mujer de un gran jefe Ramogi. Esta mujer excepcional es la fuente a la que hace referencia el título. La influencia de esta mujer hermosa, sabia y de carácter alcanza hasta las últimas páginas del relato. El lector percibe, conociendo los avatares de sus biznietos, cuánto deben a la firmeza y la audacia de su bisabuela.
Si en el mundo occidental todavía no está resuelto el lugar que ocupa la mujer, cualquier lector podrá imaginar fácilmente las dificultades con que se enfrentaron estas cuatro mujeres al tratar de sacar adelante sus vidas y sus familias en una sociedad de cambios tan vertiginosos como los que sufre Kenya a lo largo del siglo XX.
No se trata de un libro costumbrista, aunque el libro permite reconstruir en gran medida las mentalidades y costumbres tribales y su permanencia y evolución en el tiempo. El objetivo de la autora, Margaret A Ogola, es más bien rendir un homenaje a cuatro mujeres de excepcional valía que supieron transmitir el legado de sensatez, serenidad y fortaleza que recibieron de su bisabuela.