El sombrero de tres picos

Una divertida historia que supone el título más conocido de Pedro Antonio de Alarcón, que desarrolla una ingeniosa trama de enredo amoroso llena de humor e ironía, un simpático catálogo de personajes y un magnífico retrato social de la época en la que transcurre la acción. El libro, de tintes costumbristas, narra las ansias de un comendador por conseguir los favores sentimentales de una atractiva molinera

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1989
192
2011
224
978-84-95311-13
2012
224
978-84-92518-88
Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.9
Average: 3.9 (10 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

10 valoraciones

Género: 

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de Rubito

A muchos puede parecerle que esta literatura clásica no entretiene. Rotundamente falso.En esta obra, conflicto cómico, casi sainete entre el molinero, la molinera y el comendador enamoradode aquella la acción es trepidante, el ritmo acelerado y el humor constante.
Facil y sencilla de leer , con descripcción de personajes de la época. Dado que es corta puede leerse en una o dos tiradas.

Imagen de wonderland

¿Es El Sombrero de tres picos un cuento o una novela? Alarcón es hasta entonces gran cuentista y autor de relatos cortos (1874). Lo mejor es considerar el Sombrero como una novela corta.
A diferencia del estilo cortado de algunos cuentos de juventud, Alarcón utiliza ya en el Sombrero una frase mucho más larga, fácil y de gran fluidez. A la sensación de ligereza y amenidad contribuye la brevedad de los capítulos. Alarcón muestra su sencillez de estilo basado en lo cotidiano. El ritmo de la acción es rápido, excepto cuando el autor desea detenerse intencionadamente para ofrecernos una descripción, para señalar un contraste o para crear una atmósfera de suspense.
La comicidad se halla presente en toda la obra, comicidad que alcanza la burla y el sarcasmo sin perder gracia y donaire y sin prescindir de ciertos mensajes moralizantes, como cuando aprovecha para reafirmar los valores tradicionales de la religión en una época de crisis y laicismo. Lógicamente, se trata ya del último Alarcón conservador y reaccionario.
"Alarcón ha penetrado aquí en la esencia humana de sus personajes; ha dado vida, sin sentimentalizar, al fondo democrático de la sociedad española y ha sabido combinar muy diversas formas de la mejor tradición literaria: el cuento popular, el romance, la novela picaresca y el teatro cómico del Siglo de Oro." (Angel del Río. Historia de la literatura española)

Imagen de pepo

El título destaca certeramente lo mucho que de puramente plástico hay en la obra. Y hace más: declara, a la vez, la importancia que los vestidos, por sí solos, cobran en la disposición del relato. Todo el enredo - y ésta es, por de pronto, una obra de enredo- pende del trueque de indumentarias entre el molinero y el corregidor, que provoca los consiguientes equívocos.