Fresas silvestres

La atractiva Mary Preston, una joven perteneciente a una buena familia venida a menos, es invitada a la espléndida y lujosa finca de los Leslie en Rushwater. Allí, Mary perderá la cabeza por el apuesto seductor David Leslie. Sin embargo, su tía Agnes y la madre de David, la excéntrica Lady Emily, planean emparejarla con otro hombre al que consideran un buen partido. En el espectacular baile de Rushwater, la felicidad de Mary, suspendida entre los imperativos del corazón y las maquinaciones de su familia, penderá de un hilo…

Fresas silvestres (1934) forma parte de un ciclo de veintinueve novelas ambientadas en el condado ficticio de Barbetshire, que Angela Thirkell tomó prestado de Anthony Trollope. Con una mirada afilada y permanentes alusiones y guiños a los clásicos, desde Lord Byron y R. L. Stevenson hasta Ovidio y Virgilio, Thirkell da vida a una galería de personajes cómicos que se debaten entre lo sublime y lo prosaico, sin abandonar jamás una muy británica obsesión por el estatus social.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2019
273
9788417109-65-3

La primera vez se editó en 1934 con el título original Wild Strawberries

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 
Tema(s): 

Comentarios

Imagen de Pipa

Novela británica costumbrista de una familia bien, en el ámbito de la sociedad rural inglesa en el periodo de entre guerras.

Con una mirada afilada y permanentes guiños a clásicos como Lord Byron, Stevenson, Ovidio, Virgilio, en un tono crítico y cómico, describe las relaciones entre los miembros de una familia y sus invitados y vecinos, en su cotidianidad y en sus reuniones extras….

Sin gran profundidad, pero con una mirada  aguda perfila a sus personajes con sus valores (honor, dignidad, decoro, respeto, generosidad,…) y sus vicios (crítica aguda, hipocresía, prejuicios, intolerancias…).

Un agudo sentido de estatus y clase social que se ancla en sus tradiciones en medio de un mundo que empieza a cambiar y al que reciben con recelo y desconfianza.

Los personajes a veces son descritos con un tinte caricaturesco, exagerando sus formas: la excéntrica tía Emily, el paciente y caballeroso y generoso señor Leslie,  la dulce Agnes, el frívolo y egoísta joven David, la inteligente, sensible, cambiante y volátil Mary, la reciedumbre y educación del joven viudo John, el parásito del señor Holt… que se autoinvita siempre que le conviene. Tantos personajes en el servicio de la casa.. El ambiente protestante de la zona, el Pastor y su familia, la rectoría, etc…La pintoresca y chauvinista familia francesa, inquilinos de la rectoría en verano.

Cierto aire romántico, en las relaciones y descripciones. Por ejemplo, del templo (187-188). La figura del heredero, Martín, hijo mayor del primer hijo de los Leslie, fallecido, habiendo otros hijos varones en la familia. Y sobre todo a partir de que cumple diecisiete años… La modernidad viene del brazo de la señorita Stevenson, joven periodista, que trabaja en la radio (qué escándalo), y tiene ideas liberales en algunas cuestiones fundamentales como la independencia económica,  el matrimonio de conveniencia y el divorcio fácil, etc…

En definitiva, es una buena novela, bien escrita y fácil de leer. Resulta divertida a ratos. Y se puede hacer un poco pesada en otros, dado que no pasa nada peculiar continuamente y se sumerge en el día a día en las acciones más cotidianas…