Humanismo. Los bienes invisibles

Los bienes invisibles son la vida, la cultura, la amistad, el humor, la honestidad... Bienes luminosos, inmateriales y capaces de abrir horizontes y dar belleza a la existencia. Tienen mucho de don gratuito y, al mismo tiempo, expanden y adornan la libertad. Forman la verdadera cultura humana.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2009
208
Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.833332
Average: 3.8 (6 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

6 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de acabrero

Dentro del concepto amplio de humanismo, el autor encierra en este libro aspectos tan diversos de la vida de las personas como la cultura, la vida intelectual, cómo leer, la belleza, la honradez, la amistad, el sentido del humor, etc. Siendo un libro breve, ya se entiende que no se pueden tratar con profundidad todos esos temas, y sin embargo el comentario de cada uno de ellos es de gran utilidad para el lector, que se encuentra con un elemento de consideración, una ocasión de meditar sobre su propia vida. Asequible a un público amplio, creo que cualquiera que se asome sin prejuicios al contenido de esta obra, quedará agradecido, porque algo que se necesita cada vez más en el mundo nuestro es que alguien nos haga pensar. Sinceramente me parece muy recomendable para un público muy amplio.

Imagen de Ran

Libro muy sugerente dirigido especialmente para estudiantes universitarios que manifiesten un interés positivo por el mundo de la cultura y hacerse con una formación sólida y profunda en el ámbito de la “humanitas”.
El autor combina armónicamente una base de teoría necesaria para abrir horizontes, con recomendaciones concretas que trazan un camino para alcanzar una formación sólida en el ámbito de las letras.
Se trata, pues, de una obra muy recomendable para jóvenes con inquietudes por dar respuesta a los grandes ideales de la cultura y el saber.

Imagen de cattus

El último libro del profesor Lorda me ha parecido muy sugerente por su claridad, fruto de cinco años de experiencia pedagógica con universitarios no especialistas en temas filosóficos, a los que abre horizontes, perspectivas vitales e intelectuales. Las constantes referencias a los clásicos nos enriquecen y familiarizan con ellos y la armónica mezcla de teoría con algunos ejemplos hace que el libro sea también práctico y actual. Muy recomendable para profesores de bachillerato, para universitarios y, en general, para todo el que tenga un poco de interés por "los bienes invisibles", subtítulo del libro.